Rompen la tregua en Kiev

Se reanudan los choques de policía y manifestantes

Decenas de mujeres marchan frente a las barricadas emplazadas en un distrito gubernamental en Kiev. Ante las filas policiales repetían a gritos: "¡Ustedes son nuestros hijos!" "¡No más lágrimas de las madres!"

KIEV (EFE).- Manifestantes ucranianos y efectivos antidisturbios pusieron anoche en peligro la tregua acordada la víspera entre el gobierno y la oposición al reanudar los enfrentamientos en las inmediaciones del estadio del Dínamo Kiev.

Poco después de que el presidente ucraniano, Víktor Yanukovich, accediera a la reestructuración del gobierno y la revisión de las leyes “dictatoriales”, los manifestantes volvieron a lanzar cócteles molotov y adoquines contra la policía.

Los manifestantes, que habían fortificado durante los últimos dos días con sacos de nieve las barricadas tras los autobuses calcinados, han creado una nueva cadena de fuego que alimentan con neumáticos para mantener a raya a los antidisturbios.

Ahora, menos de un millar de belicosos manifestantes se encuentran concentrados en la zona, a cuya espalda instalaron varias hogueras para soportar las bajísimas temperaturas que rondan los 15 grados bajo cero.

En respuesta, la policía reaccionó con el lanzamiento de granadas aturdidoras, chorros de agua para sofocar los incendios y grandes focos para deslumbrar a los manifestantes que osan acercarse a la vanguardia de la línea de frente del estadio.

Hasta la tarde, ambas partes habían respetado religiosamente el cese de las hostilidades que abrió la puerta a la celebración de negociaciones entre los líderes opositores y Yanukovich.

Mientras, se informó que hace unas horas un policía fue asesinado de un disparo en la cabeza en Kiev cuanto regresaba a su domicilio.

Además, otro policía fue herido con arma blanca en el Euromaidán (“maidán”, plaza en ucraniano), mientras otros dos agentes del orden fueron apresados por los guardias de seguridad en el campamento opositor.

El policía herido fue liberado y ya se encuentra hospitalizado, mientras se desconoce la suerte de sus dos colegas.El dirigente opositor, Vitali Klitschko, se reunió por la tarde con el comisario europeo de Ampliación, Stephan Fülle, que llegó ayer a la capital ucraniana y que también tenía previsto reunirse con representantes del Gobierno.”Acabamos de discutir las vías de solución pacífica de la crisis política en la que se encuentra sumida Ucrania. La situación es muy complicada. Hablamos del regreso a la Constitución de 2004 y de la convocatoria de elecciones anticipadas”, aseguró Klitschko,.El opositor subrayó la importancia de la liberación de los presos políticos, tras lo que él y Fülle acudieron al tribunal de Kiev que estudia los casos abiertos contra los manifestantes detenidos.Yanukovich anunció que todos los detenidos en los disturbios, “que no hayan cometido delitos graves”, serán amnistiados y puestos en libertad.Aunque ya hay fecha para la sesión parlamentaria que abordará la reforma del Gobierno y la revisión de las controvertidas leyes (28 de enero), Klitschko aseguró que las concesiones de Yanukovich no son suficientes.”Si hace dos meses el Maidán se hubiera dispersado con la dimisión del ministro del Interior, hace dos semanas se hubiera podido satisfacer a la gente con la renuncia del Gobierno. Ahora, la gente demanda la dimisión del presidente”, Horas antes, en una reunión con líderes religiosos, Yanukovych se comprometió a que una reunión especial del Parlamento el próximo martes impulsará cambios en el gabinete, otorgará amnistía a decenas de activistas encarcelados y modificará la dura legislación contra las protestas, reportaron la agencia noticiosa Interfax y otras. El mandatario promovió como jefe del Gabinete a Andriy Kluyev, a quien la oposición responsabiliza por la violencia contra los manifestantes. Algunos líderes opositores instaron a los inconformes a mantener una inestable tregua posterior a violentas batallas callejeras en Kiev a fin de evitar nuevos derramamientos de sangre. Las protestas comenzaron hace dos meses cuando Yanukovych abandonó abruptamente un acuerdo de asociación con la Unión Europea para recibir un préstamo de Rusia equivalente a un rescate financiero. Habían sido pacíficas en su mayor parte hasta ahora, pero el domingo se tornaron violentas cuando Yanukovych promovió leyes enérgicas contra las manifestaciones. Frente a las barricadas emplazadas en un distrito gubernamental en Kiev, docenas de mujeres de mediana edad se aproximaron a las filas policiales repitiendo como letanía “¡Ustedes son nuestros hijos!” “¡No más lágrimas de las madres!” Una de ellas, Oksana Tijomirova, de 48 años, lloraba mientras rogaba a la policía antimotines detener la violencia. “Todos estos son hijos nuestros. Tanto los manifestantes como los policías son hijos de Ucrania”, dijo.”He visto gente muerta y mutilada y debemos terminar con eso. La violencia debe terminar”. Los policías escucharon en silencio y no dijeron nada. En Lviv, 450 kilómetros al oeste de Kiev, los manifestantes impidieron que los empleados ingresaran al edificio tras obligar al gobernador, nombrado por Yanukovych, a renunciar. Posteriormente el gobernador Oleh Salo retiró su firma y dijo que actuó bajo coerción.

Ucrania | Concesiones

El presidente Yanukovich cede a presiones y ofrece reformar el gobierno.

Reajuste en el gobierno

Algo se hizo mal, admitió Víctor Yanukovich durante una reunión ayer con líderes religiosos. Reestructuraremos el gobierno para encontrar al mejor equipo de profesionales que trabaje en interés del Estado ucraniano.

Amnistía a detenidos

Anunció que todos los detenidos en los disturbios “que no hayan cometido delitos graves” serán amnistiados y puestos en libertad.

Extranjeros infiltrados

No obstante, advirtió que las autoridades no vacilarán en recurrir a la “mano dura” ante las “provocaciones” de los activistas más radicales, entre los que dijo que figurarían extranjeros.

Etiquetas:, ,