Reverendo norirlandés pide perdón por tachar al islam de “pagano y satánico”

 

DUBLÍN (EFE).- El reverendo protestante norirlandés James McConnell, que calificó al islam de “pagano” y “satánico”, pidió hoy disculpas por unas palabras que causaron gran polémica en la provincia británica y salpicaron al ministro principal, Peter Robinson.

“Quiero pedir perdón públicamente por el dolor que he podido causar sin querer”, declaró hoy el religioso respecto a unos comentarios que son investigados por la Policía autónoma de Irlanda del Norte (PSNI) para determinar si cometió un delito de incitación al odio.

En un comunicado, McConnell aseguró que no tuvo intención de “causar ofensa alguna ni insultar a los miembros de la comunidad musulmana” durante el controvertido sermón que pronunció en su parroquia de Belfast el mes pasado.

Además de considerar al islam como un “engendro del infierno”, el clérigo dijo entonces que no se fiaba de algunos de sus fieles, aquellos que interpretan, según él, esta doctrina como un justificante para cometer actos violentos y terroristas.

El ministro principal, el protestante Peter Robinson, salió en defensa del reverendo y declaró que él tampoco se fiaba de los musulmanes que seguían estrictamente la “sharia” (ley islámica) pues, en su opinión, practican castigos violentos y terrorismo.

No obstante, el dirigente unionista señaló que sí confiaría en musulmanes para, por ejemplo, ir a la compra, comentario que, según precisó después, se hacía extensible a otros aspectos de la vida diaria, como ponerse en manos de un médico musulmán para una operación y que por tanto, dijo, no era racista.

Ante la presión ejercida por sectores de la sociedad norirlandesa, el líder del mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP), partidario de la permanencia de la región en el Reino Unido, pidió perdón públicamente y su gesto ha llevado a McConnell a hacer lo mismo.

“He precisado que mis comentarios hacían referencia a aquellos que usan su religión como justificante de la violencia. Como predicador de la palabra de Dios, es esa interpretación de la doctrina del islam la que yo condeno”, explicó el reverendo evangélico.

McConnell insistió en que aborrece la violencia y “condena a cualquiera, de cualquier fe”, que “recurre a la religión para justificarla”, si bien defendió también el “derecho a la libertad de expresión y a la libertad religiosa”.

Las palabras de Robinson y McConnell han provocado tensión en la provincia, donde las fuerzas del orden denuncian desde hace meses un significativo aumento del racismo y la xenofobia.

La parlamentaria Anna Lo, de origen chino, anunció la pasada semana que abandonará la política al término de esta legislatura por los continuos ataques racistas que recibe de sectores protestantes y unionistas.

Dirigente del Partido Alianza, formado por miembros católicos y protestantes, la diputada ha criticado duramente a Robinson por apoyar a un “lunático” como el reverendo McConnell y “echar gasolina sobre las llamas de Irlanda del Norte”.




Volver arriba