Rescatan a los pasajeros de buque en la Antártida

1 / 8


Imágenes del rescate de la tripulacoón del buque ruso Akademik MV Shokalski, que quedó atrapado en el hielo de la Antártida el pasado 24 de diciembre.- (Fotos de AP y EFE)
Imágenes del rescate de la tripulacoón del buque ruso Akademik MV Shokalski, que quedó atrapado en el hielo de la Antártida el pasado 24 de diciembre.- (Fotos de AP y EFE)
Imágenes del rescate de la tripulacoón del buque ruso Akademik MV Shokalski, que quedó atrapado en el hielo de la Antártida el pasado 24 de diciembre.- (Fotos de AP y EFE)
Imágenes del rescate de la tripulacoón del buque ruso Akademik MV Shokalski, que quedó atrapado en el hielo de la Antártida el pasado 24 de diciembre.- (Fotos de AP y EFE)
Imágenes del rescate de la tripulacoón del buque ruso Akademik MV Shokalski, que quedó atrapado en el hielo de la Antártida el pasado 24 de diciembre.- (Fotos de AP y EFE)
Imágenes del rescate de la tripulacoón del buque ruso Akademik MV Shokalski, que quedó atrapado en el hielo de la Antártida el pasado 24 de diciembre.- (Fotos de AP y EFE)
Imágenes del rescate de la tripulacoón del buque ruso Akademik MV Shokalski, que quedó atrapado en el hielo de la Antártida el pasado 24 de diciembre.- (Fotos de AP y EFE)
Imagen de los pasajeros de la nave Akademik Shokalskiy que quedó atrapado en el hielo en la Antártida, el pasado 24 de diciembre, con 48 pasajeros, en su mayoría australianos, y alrededor de 20 tripulantes a bordo.- (EFE)


Por ROD McGUIRK

CANBERRA, Australia (AP).- Un helicóptero rescató a los 52 pasajeros de un barco de investigación varado en el hielo de la Antártida desde la Nochebuena luego de que el jueves mejoraron las condiciones meteorológicas para permitir la operación.

El helicóptero chino trasladó a los científicos y turistas del buque ruso MV Akademik Shokalski en grupos de 12 hasta un rompehielos australiano, anunció el Centro de Coordinación para Rescates de la Autoridad de Seguridad Marítima australiana, que supervisó la operación. Ahora el Aurora Australis llevará a los rescatados a la isla de Tasmania, un estado de Australia, en un viaje que durará dos semanas.

“Creo que todo el mundo se siente aliviado y contento de ir al rompehielos australiano y luego a casa”, dijo Chris Turney, el líder de la expedición, a The Associated Press en una conversación vía teléfono satelital desde la Antártida. Los 22 tripulantes se quedaron en su barco encallado en el hielo, que no corre peligro de hundirse y cuenta con suministros para varias semanas. Aguardarán hasta que el hielo comience a romperse.

El rescate tuvo lugar tras días de fracasados intentos de llegar a la nave. Tormentas de nieve, intensos vientos, niebla y el espesor del hielo obligaron a los rescatistas a desistir. Tres rompehielos fueron enviados para intentar abrir una vía navegable hasta el barco, pero fracasaron.

El Aurora llegó el lunes a 20 kilómetros (12 millas) del buque de investigación, pero intensos vientos y nieve le obligaron a retroceder a mar abierto. Parecía que el clima del jueves haría fracasar otro intento de rescate. En un principio el helicóptero iba a llevar a los pasajeros a un rompehielos chino, el Snow Dragon, y luego una barcaza los trasladaría al Aurora.

Pero el hielo impidió que la barcaza llegara al Snow Dragon, y la autoridad marítima dijo que la operación tendría que ser retrasada. Un cambio de último momento en los planes permitió que el rescate continuara. Los pasajeros fueron llevados por aire hasta un témpano de hielo junto al Aurora y luego trasladados en una pequeña embarcación al barco australiano, dijo Turney.

El Akademik Shokalskiy, que zarpó de Nueva Zelanda el 28 de noviembre, quedó atascado después que una tormenta empujó el hielo marítimo hasta rodear el barco, congelándolo alrededor de la nave a unos 2.700 kilómetros (1.700 millas) al sur de Hobart, Tasmania. El equipo científico a bordo estaba recreando el viaje a la Antártida que efectuó el explorador australiano Douglas Mawson de 1911 a 1913.

Turney esperaba continuar el viaje si un rompehielos lograba liberar la nave. Pese a que se sentía algo decepcionado porque la expedición tuvo que ser acortada, dijo que sigue teniendo la moral alta. “Estoy un poco triste de que concluyera de esta forma”, indicó. “Pero logramos realizar montones y montones de excelentes labores científicas”.




Volver arriba