Reducirán poderes del Senado en Italia

Foto de archivo del primer ministro italiano, Matteo Renzi.- (AP Photo/Marco de Swart, POOL)

Foto de archivo del primer ministro italiano, Matteo Renzi.- (AP Photo/Marco de Swart, POOL)

ROMA, Italia.  (NOTIMEX).- El gobierno italiano aprobó hoy una iniciativa de ley que prevé reducir los poderes del Senado, mientras el primer ministro, Matteo Renzi amenazó con dimitir en caso de que esa reforma sea bloqueada.

 ‘Los senadores ya no serán electos directamente y no percibirán una retribución como senadores’, explicó Renzi, tras la reunión del Consejo de Ministros que a la unanimidad dio su visto bueno a la iniciativa de ley (que aún debe recibir el visto bueno del Parlamento).

 En declaraciones a la prensa, dijo esperar que la reforma del Senado ‘se pueda hacer lo más rápidamente posible’ y que es fundamental llegar al próximo 25 de mayo (día de las elecciones europeas) quizás ya aprobada en una primera lectura parlamentaria.

 El primer ministro, de 39 años de edad y que entró en funciones en febrero pasado, amenazó con dimitir en caso de que la reforma sea bloqueada.

 “He puesto toda mi credibilidad en esta reforma, si no tengo éxito solamente podré asumir las consecuencias”, declaró el jefe de gobierno al diario Corriere della Sera.

 La iniciativa de ley prevé convertir al Senado en una ‘asamblea de las autonomías’, con competencias legislativas limitadas a la gobernabilidad de las 20 regiones que componen el país.

 Según Renzi, los puntos fundamentales de la reforma son cuatro: los senadores no podrán dar el voto de confianza al gobierno ni aprobar leyes (una tarea que quedará limitada a la Cámara de diputados), no recibirán retribución, no podrán aprobar el presupuesto y no serán electos directamente por los ciudadanos.

 La reforma también contempla que el nuevo Senado esté integrado por 148 miembros.

 Es decir, los presidentes (gobernadores) regionales y de las provincias de Trenzo y Bolzano, dos consejeros regionales por cada región (electos por los respectivos consejos regionales) y dos alcaldes por cada región (electos por una asamblea de alcaldes de las regiones).

 Sin embargo, la reforma de Renzi es criticada incluso por miembros de su propio Partido Democrático (centrizquierda), como el actual presidente del Senado y ex procurador nacional antimafia, Pietro Grasso.

 “Con un sistema fuertemente mayoritario, con un amplio premio de mayoría y una sola Cámara política, el riesgo es que puedan saltar los equilibrios constitucionales y se reduzcan los espacios de democracia directa”, declaró Grasso al diario La Repubblica.

 ‘No renunciaría nunca a una palabra italiana que es usada en todo el mundo. Dejaría el nombre de Senado, que debería estar integrado por representantes de las autonomías y representantes electos por los ciudadanos’, explicó.

 Renzi respondió que no está dispuesto a cambiar ni una coma de su propuesta y acusó a Grasso de defender el ‘status quo’.

Etiquetas:,