Putin: primero tengo que casar a mi exesposa, luego ya pensaré en mí

 

MOSCÚ (EFE).- “Primero tengo que casar a mi exesposa, Liudmila Alexándrovna, luego ya pensaré en mí”, afirmó hoy el presidente de Rusia, Vladímir Putin.

Con estas palabras el jefe del Kremlin contestó a una pregunta sobre si volverá a contraer matrimonio formulada durante su tradicional comparecencia televisiva “Línea Directa”, en la que responde en directo a los ciudadanos del país.

A comienzos de este mes, la Presidencia rusa confirmó oficialmente el divorcio de Putin, quien junto con su ahora exesposa anunciaron su separación en junio del año pasado.

La información sobre el estado civil del líder ruso desapareció de su biografía en la página web del Kremlin.

“Esto significa que el divorcio se ha formalizado”, explicó a la agencia ITAR-TASS el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, sin precisar la fecha oficial cuando se produjo.

La que fuera primera dama de Rusia había reconocido que no le gustaba ser un personaje público y que se le hacía difícil volar en avión.

Putin contrajo matrimonio con Liudmila Shkrebneva el 28 de julio de 1983. Tras su boda, residieron durante varios años en Alemania Oriental, donde el actual líder ruso trabajó para los servicios de espionaje (KGB) de la desaparecida Unión Soviética.

Su primera hija, María, nació en abril de 1985 en la antigua Leningrado, actual San Petersburgo, mientras que la segunda de sus hijas lo hizo en agosto de 1986 en Dresde, Alemania Oriental.




Volver arriba