Putin ofrece colaboración a empresas y promete respetar elecciones en Ucrania

 

Virginia Hebrero

SAN PETERSBURGO (EFE).- El presidente ruso, Vladímir Putin, sometido a la presión occidental por la crisis ucraniana, pidió hoy a las empresas que “no cedan al chantaje” e inviertan en Rusia, al tiempo que abrió la puerta a colaborar con el poder que surja de las elecciones del domingo en el vecino país.

“Mi mensaje es que piensen en las ventajas y en los beneficios de hacer negocios en Rusia. No cedan al chantaje ni a la presión, y les ayudaremos”, dijo Putin, al concluir una sesión en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo en la que respondió a preguntas de directivos de compañías extranjeras.

El jefe de Kremlin se refería a las presiones que supuestamente ejercieron varios gobiernos occidentales, como EEUU, para lograr que algunos de los grandes grupos empresariales cancelaran a última hora su asistencia a esta cita, la más importante reunión de negocios en este país y que en los últimos años se consolidó como el Davos ruso.

Aunque reconoció algunos efectos adversos por las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea a Rusia en castigo por la anexión de Crimea y la revuelta prorrusa en el sureste de Ucrania, Putin advirtió de que estas medidas “tienen un efecto bumerán y a la postre se vuelven contra los países que las imponen”.

Señaló que desea que la Unión Europea siga siendo un socio comercial clave de Rusia y dijo comprender la preocupación de las empresas extranjeras que han invertido en Rusia cientos de miles de millones de dólares.

“¿Acaso en aras de una política inconsistente las empresas exitosas deber sufrir pérdidas y entregar a sus competidores sus posiciones y un enorme mercado?”, preguntó.

La crisis ucraniana, a dos días de los comicios presidenciales, marcó esta 18 edición del Foro, hasta el punto de que Putin dedicó gran parte de su diálogo con los empresarios a defender los pasos adoptados hasta ahora por Moscú.

Para Putin, no hay duda de que en Ucrania hay “una guerra civil en toda regla” como consecuencia del “golpe de Estado” que la oposición ucraniana dio al presidente Víktor Yanukóvich por haber aplazado la firma de un tratado de asociación con la Unión Europea.

“Nosotros estuvimos argumentando, de manera civilizada, que eso (la asociación de Ucrania con la UE) no se correspondía con nuestros intereses…Después se decidió aplazar la firma y se produjo un golpe de Estado apoyado por nuestros socios estadounidenses y europeos. ¿Qué ocurrió luego? Caos, y ahora vemos una guerra civil en toda regla”, subrayó.

“Apoyaron el golpe de Estado y no solo con pastelitos”, incidió Putin sacando a relucir una vez más el polémico paseo de la secretaria de Estado adjunta de EEUU, Victoria Nuland, por el Euromaidán de Kiev.

Defendió de nuevo la anexión de la península de Crimea a la Federación Rusa, alegando que “se evitó una tragedia peor que la de Odessa”, la ciudad a orillas del de Marzo Negro ucraniano donde cerca de 50 manifestantes prorrusos murieron “quemados vivos” en un incendio supuestamente provocado por activistas pro Kiev.

No obstante todo ello, Putin concedió hoy, por primera vez, que Rusia respetará los resultados porque desea una salida de la crisis.

“Vamos a respetar y reconocer el voto que expresen los ucranianos”, señaló Putin, aunque subrayó que para Moscú, el depuesto mandatario Víktor Yanukóvich “sigue siendo el presidente activo” de Ucrania.

Pero dijo que Rusia estará dispuesta a trabajar con los órganos de poder que se conformen en Ucrania después de las elecciones presidenciales.

“Estamos interesados en que en nuestras fronteras occidentales, en nuestra hermana Ucrania, y lo digo sin ironía, se establezcan la paz, el orden y la tranquilidad”, reiteró Putin, quien exigió que “todas las acciones militares sean suspendidas inmediatamente después de las elecciones”.

Explicó que los contactos con Kiev se ven dificultados por la operación de castigo que llevan a cabo en el sureste de Ucrania, bastión de la insurrección prorrusa.

Putin también acusó a Ucrania de abusar “de su posición de país de tránsito de nuestro gas a Europa” y de poner en peligro el suministro por el impago de una deuda con el gigante ruso Gazprom de más de 3.500 millones de dólares.

El exministro de Finanzas ruso Alexéi Kudrin, uno de los hombres de confianza de Putin, declaró que las palabras de éste sobre Ucrania y las relaciones de Rusia con Occidente son lo más importante que ha ocurrido en este Foro.

“Esperaban (esa palabras), porque en el Foro a todos les preocupa que los planes y los vínculos que se han establecido pudieran destruirse. Entendemos que es una expectativa, un deseo, pero hoy ya hay más esperanza en que se arregle la situación y en volvamos al cauce normal de trabajo”, dijo.




Volver arriba