Piden más controles sobre las agencias de espionaje

 

LONDRES (EFE).- El Partido Laborista británico, segunda fuerza política del Reino Unido, pidió hoy al Gobierno que refuerce la supervisión de las agencias de espionaje tras las supuestas violaciones de la privacidad reveladas por el exagente de la NSA estadounidense Edward Snowden.

En un discurso en el centro de estudios Demos, la portavoz de Interior del partido, Ivette Cooper, conminó al Ejecutivo de David Cameron a impulsar una reforma de los mecanismos de control de esas agencias, al tiempo que pidió que se les concedan más recursos para luchar contra la delincuencia cibernética.

“La supervisión y los marcos legales han quedado desfasados”, manifestó la exministra, que pidió al Gobierno que participe en un “debate serio” sobre cómo afrontar en el nuevo contexto tecnológico “el equilibrio entre privacidad y seguridad y libertad y seguridad”.

Cooper se refirió a los documentos filtrados por el exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) Edward Snowden, que revelaron el alcance de los programas de espionaje de Estados Unidos y del centro de escuchas británico GCHQ.

Según la política, esas revelaciones, difundidas por diferentes periódicos internacionalmente, “plantearon graves preocupaciones sobre su impacto en la seguridad nacional y, al mismo tiempo, sobre la escala de la actividad de las agencias de inteligencia”.

Cooper aseveró que su partido respaldará otorgar más recursos y competencias a la Policía y otras fuerzas de seguridad del Estado para luchar contra la delincuencia por internet -como pornografía infantil, terrorismo o fraude- siempre que se introduzca una estricta supervisión del acceso a información sensible.

La diputada abogó por impulsar controles más estrictos en el acceso de los servicios secretos a información privada a fin de garantizar a los ciudadanos que no están expuestos a abusos.

Además, Cooper pidió la reforma de la influyente comisión de seguridad e inteligencia de la Cámara de los Comunes, por considerar que no es suficientemente efectiva en el chequeo de la actividad de los servicios secretos.




Volver arriba