Piden a agente de la CIA salir de Alemania

Toman medidas por dos presuntos casos de espionaje

BERLÍN (EFE).- El gobierno alemán instó ayer a abandonar el país al máximo responsable de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos en la Embajada de Berlín, luego del destape de dos presuntos casos de espionaje.

La detección de un espía el miércoles pasado en el Ministerio de Defensa, interrogado por la fiscalía, fue la gota que derramó el vaso del Ejecutivo después del arresto de un presunto agente doble la semana pasada y las revelaciones de hace un año de Edward Snowden.

En un comunicado, el portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert, aseguró que este paso se tomó a la luz de la investigación que lleva al cabo en torno a los dos últimos casos y teniendo en cuenta los meses transcurridos sin obtener respuestas sobre las actividades de los servicios secretos estadounidenses.

El jefe de la CIA en la embajada estadounidense en Berlín debe abandonar el país en los próximos días para evitar un proceso formal de expulsión, que implicaría declararlo primero “persona non grata”, una decisión sobre la que la legación estadounidense prefiere no pronunciarse.

Seibert, con palabras medidas, agregó que el Gobierno alemán se toma “muy en serio este asunto, pese a que considera indispensable una cooperación estrecha y en confianza con Washington en interés de la seguridad de sus ciudadanos y de sus misiones en el extranjero”, indicó.

Sobre el asunto, la Casa Blanca tildó de “esencial” que Estados Unidos y Alemania continúen su cooperación en todo tipo de áreas”, pese a la reacción de Berlín al escándalo.

El portavoz del gobierno alemán advirtió que “para mantener unas relaciones bilaterales cercanas son necesarias la confianza y transparencia, elementos que Berlín ofrece y espera de sus socios”.

La canciller, Ángela Merkel, abogó por esperar a que la fiscalía concluyera su investigación para estudiar las consecuencias.

“Pérdida de energía”

Tachó de “pérdida de energía espiar a socios cuando hay enormes problemas en la actualidad como el del terrorismo yihadista” y es preciso concentrarse en lo esencial.

“La guerra fría ha concluido”, las tareas de los servicios secretos en el siglo XXI deben ser otras muy distintas, y lo fundamental es mantener la “confianza” entre aliados que “comparten valores”, manifestó.”En estos tiempos lo decisivo es mantener la confianza, porque más confianza significa más seguridad”, argumentó.

El ministro de Interior, Thomas de Maizière, anticipó que Alemania está decidida a fortalecer la protección de sus comunicaciones y las labores de contrainteligencia, esenciales para la defensa de la democracia.

Además, el ministro explicó que, según las primeras investigaciones, los supuestos espías sólo habrían tenido acceso a informaciones “ridículas” no relevantes.Snowden reveló que EE.UU. llevaba a cabo una intensa actividad de inteligencia en Alemania, donde intervenía millones de comunicaciones y mantenía pinchados varios teléfonos, entre ellos un móvil de Merkel.El ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, telefoneó ayer al secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, y está previsto que aborden esta cuestión el fin de semana, ya que van a encontrarse en el marco de las negociaciones nucleares con Irán.

Espionaje | Casos

En los últimos días se destaparon dos casos de espionaje de Alemania.

Filtrado de información

La fiscalía federal investiga a una persona que trabaja en el Ministerio de Defensa alemán ante la posibilidad de que haya filtrado información.

Desvió de documentos

La semana pasada la fiscalía detuvo a un espía que desvió 218 documentos a Washington.




Volver arriba