Periodistas españoles exigen liberación de colegas secuestrados

MADRID (EFE).- Compañeros y amigos de los periodistas españoles Javier Espinosa y Ricardo García Vilanova, secuestrados en Siria desde septiembre, han puesto en marcha un comité de apoyo para “seguir exigiendo” su liberación y mantener el “interés informativo”.

Dos días después de la liberación del también periodista español Marc Marginedas, se presenta esta iniciativa, que cuenta con el respaldo de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y de Reporteros Sin Fronteras (RSF).

Espinosa trabaja en el diario El Mundo, y García Vilanova, fotógrafo “freelance” y sus familias se encuentran “muy animadas” tras conocer la puesta en libertad de Marginedas.

Este comité ha convocado diversos actos de apoyo a los secuestrados, como una concentración el próximo día 18 en Madrid y Barcelona.

Además, publicarán un libro con fotografías de García Vilanova sobre la crisis de Libia para recaudar dinero y hacer frente a los “gastos fijos” que tiene este reportero, y de los que “ninguna entidad periodística se ha hecho cargo” al ser freelance.

“Por encima de todo hay que mantener la tranquilidad informativa y hay que dejar de escarbar en el proceso que ha llevado a la liberación” del enviado especial de El Periódico de Catalunya, señaló Gervasio Sánchez, periodista portavoz de las familias de los secuestrados, en la presentación del comité.

Para Elsa González, presidenta de la FAPE, existe “sensibilidad suficiente” para que ambas iniciativas sean un éxito y no sólo entre los compañeros, sino entre la sociedad civil.

González, que ha celebrado la liberación de Marginedas, aseguró que periodistas como él y sus colegas Espinosa y García Vilanova son los que “elevan, prestigian y humanizan” la profesión.

Por su parte, la presidenta de RSF en España, Malén Aznárez, subrayó que Siria es el peor lugar del mundo para ejercer esta profesión y que en 2013 hubo en ese país 49 secuestros, por lo que aplaudió la creación del comité de apoyo para exigir la liberación de Espinosa y García Vilanova, si bien reclamó “acordarse de todos” los allí retenidos.




Volver arriba