Periodista colombiana defiende a víctimas de violación en el mundo

LONDRES (Notimex).- La periodista colombiana Jineth Bedoya Lima, que fue secuestrada, torturada y violada por paramilitares en el año 2000, afirmó que a pesar de estar amenazada, seguirá denunciando a sus agresores y defendiendo a otras sobrevivientes de violencia sexual.

“En este momento yo sigo amenazada. Sigo escribiendo de todo, sobre narcotráfico, corrupción, conflicto armado y sobre temas de derechos humanos y el problema es que en Colombia todo está ligado, entonces es inevitable el tema de las amenazas y mi situación en Colombia no es nada facil”.

En entrevista con Notimex Bedoya señaló que reconoce de dónde provienen las amenazas y ‘es muy triste que muchas de las personas que están involucradas en mi caso son personas que pertenecen a las Fuerzas Armadas y que siguen libres sin tener un juicio ni un proceso ante la justicia’.

La subeditora del diario El Tiempo y activista colombiana participa en la Cumbre Mundial para Erradicar la Violencia en el Conflicto, presidida por el secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, William Hague y la actriz Angelina Jolie.

‘Yo creo que estar en esta cumbre es una oportunidad valiosa de decirle a los victimarios que sigo viva y que no me mataron porque una violación es una muerte en vida, sobretodo en mi caso. Fue algo muy fuerte, fue un secuestro, fui víctima de tortura y con todo lo que me hicieron, me hubieran podido matar’.

La periodista, quien cubría el conflicto armado en Colombia cuando fue secuestrada y violada, describió cómo los paramilitares la tuvieron durante dieciséis horas con una pistola en la cabeza ‘y yo sabía que en cualquier momento se podía disparar’.

Resaltó que su dolor se convirtió en activismo para ayudar a otras mujeres que han sido violadas durante el conflicto armado.

‘Todo ese dolor se transformó en activismo, para poder ayudar a otras mujeres no sólo de mi país sino del mundo. Yo creo que es un mensaje para los victimarios de que las mujeres víctimas de la violencia sexual no estamos derrotadas’.

En una sala del hotel donde se hospeda en esta ciudad, la periodista explicó que las mujeres no denuncian a sus agresores por verguenza, temor e impunidad y señaló que ella misma tardó nueve años en denunciar a sus verdugos.

“Llegó el momento en que entendí que yo tenía las posibilidades que otras mujeres no tenían. Cuando yo hablé en Colombia, al otro día recibí decenas de llamadas de mujeres a las que también les había pasado lo mismo”.

A partir de que rompió el silencio en 2009, Bedoya se convirtió en activista internacional y encabeza en Colombia la campaña ‘No es Hora de Callar’, que tiene el apoyo de organizaciones civiles y de los futbolistas de la selección nacional.



Volver arriba