Pasos para la paz en Ucrania

Acuerdan enviar un grupo especial a la zona en conflicto

Una manifestación realizada ayer en Praga, República Checa, de activistas que protestan contra de la intervención rusa en Ucrania

GINEBRA (EFE).- Estados Unidos, Ucrania, Rusia y la Unión Europea acordaron ayer rebajar las tensiones en el este de Ucrania con una serie de medidas que incluyen el desarme de los grupos ilegales y el envío de observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, anunció el acuerdo al término de la reunión, celebrada tras una escalada de la tensión en el este de Ucrania, fronterizo con Rusia, donde en los últimos días grupos de activistas prorrusos tomaron varias dependencias oficiales.

La misión de la OSCE tendrá la tarea de garantizar el retorno de la calma a esa zona, la liberación de los detenidos en la toma de dependencias públicas y otros actos fuera de la ley en esa región, indicó Lavrov.

“Se acuerda que esa misión tenga un rol preponderante en asistir a las autoridades ucranianas y a las comunidades locales en la implementación de medidas para rebajar las tensiones donde más se necesite, empezando en los próximos días”, indica un comunicado aprobado por las cuatro partes.

Se comprometieron a apoyar el funcionamiento del grupo de la OSCE, incluso aportando observadores.

También se anunció que se procederá al desarme de todos los grupos ilegales y una amnistía a aquellos que participaron en los desórdenes.

“Una amnistía será concedida a los manifestantes y a aquellos que dejen edificios y otros lugares públicos y entreguen las armas, con excepción de los responsables de crímenes graves”, indica el acuerdo.Además de devolver las dependencias públicas a sus legítimos ocupantes, se levantará la ocupación de calles, plazas y otros lugares públicos en ciudades y localidades ucranianas. El alto tribunal de la ONU. por su parte, afirmó que Ucrania aceptó la competencia de la Corte Penal Internacional (CPI) sobre los posibles delitos contra los derechos humanos que se habrían cometido entre el 21 de noviembre de 2013 y el 22 de febrero de 2014.

La Corte “recibió hoy (ayer) una declaración de Ucrania en la que acepta la competencia de la CPI por los delitos que podrían haberse cometido en su territorio” y desde ahora podrán ser investigados por esa instancia.

Las protestas contra el Gobierno del presidente Víktor Yanukóvich, ahora depuesto y refugiado en Rusia, y los enfrentamientos entre prorrusos y proeuropeos comenzaron a finales de noviembre pasado, y desde entonces se produjeron actos de violencia y de violación de los derechos humanos por parte de ambos bandos.Activistas de derechos humanos ucranianos, occidentales, prorrusos y rusos han denunciado ataques a las libertades en esa zona.




Volver arriba