Otro temporal amenaza con empeorar las zonas inundadas en Inglaterra

 

Viviana García

LONDRES (EFE).- La situación de miles de afectados por las inundaciones en Inglaterra amenaza con agravarse con la llegada hoy de otro temporal de lluvia y viento, mientras el Gobierno promete hacer “todo lo necesario” para ayudar a los damnificados.

La Agencia de Medio Ambiente amplió hoy de 16 a 17 el número de alertas “graves” de inundaciones -con riesgo para la vida-, que se mantienen en los condados ingleses de Somerset (oeste), Berkshire y Surrey (a las afueras de Londres) y Gloucestershire (noroeste).

La Agencia tiene además otras 350 alertas de inundaciones en las mismas zonas, pero de menor gravedad.

Según el Servicio Meteorológico británico, los vientos en las islas Sorlingas, próximas a la costa de Cornualles (suroeste de Inglaterra), llegaron hoy a 120 kilómetros por hora, mientras que hay pronóstico de nieve en algunas áreas del norte del país.

Desde finales de 2013 el Reino Unido se ha visto azotado por continuos temporales procedentes del Atlántico y desde entonces cerca de 6.000 propiedades han quedado inundadas en el país.

En el área del llamado Valle del Támesis, próximo a Londres, las autoridades han facilitado unos 30.000 sacos de arena para que la gente pueda proteger sus propiedades de las inundaciones.

Hoy los príncipes Guillermo y Enrique, nietos de la reina Isabel II, acudieron a la localidad de Datchet, en el condado de Berkshire, para ayudar a las fuerzas armadas a repartir sacos de arena entre los residentes.

Guillermo -que fue piloto de helicópteros de rescate de la Real Fuerza Aérea británica (RAF) – y Enrique -capitán del regimiento de caballería de los Blues and Royals y también piloto- ayudaron a descargar sacos de un vehículo militar para introducirlos en una camioneta.

Según el Palacio de Kensington, residencia del duque de Cambridge, los hermanos “se han querido unir a la asistencia y el esfuerzo de las fuerzas armadas” en Datchet.

Además, la reina Isabel II está ayudando a los ganaderos en Somerset afectados haciéndoles llegar comida para los animales procedente de las granjas reales de Windsor, al oeste de Londres, según el palacio de Buckingham, residencia de la familia real.

Por otro lado, el Ministerio de Defensa informó de que un avión Tornado de la Fuerza Aérea británica (RAF) ha tomado fotografías aéreas de las zonas inundadas a fin de planificar las labores de ayuda a los miles de damnificados.

“Este Tornado con capacidad de vigilancia ha sido probado en tareas de combate en Afganistán, pero hay que subrayar su versatilidad al ser utilizado hoy para colaborar en los esfuerzos de ayuda”, dijo hoy el ministro de Defensa, Philip Hammond.

Ante la gravedad de la situación, cuyo coste económico aún no ha sido cuantificado, el primer ministro británico, David Cameron, insistió hoy en que el Gobierno “hará todo lo que sea necesario” para aliviar las condiciones de los damnificados.

Cameron defendió la respuesta del Gobierno ante la crisis y aseguró que la gente debe quedarse tranquila de que recibirá ayuda “en este momento difícil”, declaró el político a la cadena ITV.

“Lo que hemos tratado de hacer es aplicar medidas de emergencia lo más rápido que pudimos”, agregó Cameron, y resaltó que estos dos meses de 2014 han sido los más lluviosos en 250 años.

El conservador Cameron, que hoy visitó la ciudad de Blackpool (noroeste de Inglaterra), prometió hace unos días que habrá fondos disponibles para ayudar a los que han sufrido pérdidas económicas.

Además, las inundaciones han provocado problemas en los servicios ferroviarios, con numerosas cancelaciones y retrasos en las áreas más castigadas por las precipitaciones.

Debido a las cancelaciones de trenes, los aeropuertos del suroeste inglés han aumentado las conexiones aéreas con Londres.

Muchas carreteras permanecen cerradas por inundaciones o por la caída de árboles pues los vientos llegaron a alcanzar en los últimos días hasta los 160 kilómetros por hora.