Ordenan arresto del presidente de Ucrania

Ordenan arresto del presidente de Ucrania

Ordenan arresto del presidente de Ucrania

SEVASTOPOL, Ucrania (AP).- Con el presidente Viktor Yanukovich fugitivo, el gobierno interino de Ucrania emitió el lunes una orden de arresto contra el mandatario por las muertes de manifestantes antigubernamentales ocurridas la semana pasada, al tiempo que Rusia expresó su condena más fuerte hasta el momento a los nuevos líderes en Kiev, calificándolos de “gente con máscaras negras y kalashnikovs”.     

Alexander Turchinov, presidente del Parlamento y presidente interino del país, decidió abrir rápidamente un diálogo con Occidente y dijo en una reunión con Catherine Ashton, jefa de relaciones exteriores de la Unión Europea, que el camino hacia una mayor integración con Europa y la asistencia financiera de la UE eran “factores clave del desarrollo estable y democrático en Ucrania”.     

En un comunicado dado a conocer por su despacho, Turchinov dijo que Ucrania y la UE deben estudiar de inmediato la propuesta de relaciones más estrechas que Yanukovich abandonó en noviembre para aceptar un préstamo de rescate de 15.000 millones de dólares de Rusia, hecho que provocó una ola de protestas. En pocas semanas, esas protestas crecieron y los manifestantes comenzaron a quejarse de la corrupción y los abusos a los derechos humanos, lo que a su vez los llevó a pedir la renuncia de Yanukovich.     

Se presume que Yanukovich, quien huyó de Kiev el sábado después que la oposición tomó el control de varios edificios del gobierno, está en la península de Crimea, en el Mar Negro, una región partidaria de Rusia.     

En el país han comenzado a aumentar las exhortaciones para enjuiciar a Yanukovich después de una complicada presidencia en la que amasó gran poder, enriqueció a sus aliados y familiares, y reprimió a los manifestantes. La furia se desbordó la semana pasada después que 82 personas, en su mayoría manifestantes, fueron abatidos por las fuerzas de seguridad en los hechos de violencia más cruentos ocurridos en el país desde su separación de la Unión Soviética.     

El ministro de Interior interino, Arsen Avákov, dijo en su página oficial de Facebook que se ha emitido una orden de arresto contra Yanukovich y otros funcionarios por el  “asesinato en masa de civiles”.     

La última presentación pública de Yanukovich fue en una entrevista televisada el sábado desde Járkiv, en la región oriental de Ucrania, una base de apoyo del mandatario, donde insistió en que todavía era el presidente y no abandonaría el país.     

Entonces trató de irse en avión a Donetsk, pero se lo impidieron y se fue a Crimea el domingo, dijo Avákov.      Allí, Yanukovich liberó a su escolta de sus funciones oficiales y se fue en carro a un lugar desconocido, tras apagar todos sus dispositivos de comunicación, dijo Avákov.  “Yanukovich ha desparecido”, agregó.     

La seguridad ha sido reforzada en todas las fronteras de Ucrania, según un despacho que la agencia de noticias Interfax atribuyó al Servicios de Guardias Fronterizos.     

El activista Valeri Kazachenko dijo que Yanukovich tiene que ser arrestado y enjuiciado.   “Tiene que responder por todos los delitos que ha cometido contra Ucrania y su pueblo”, dijo, mientras miles seguían llegando a la Plaza de la Independencia para encender velas, colocar flores y mirar en una pantalla fotos de los fallecidos. “A Yanukovich hay que enjuiciarlo aquí mismo en la plaza por el tribunal del pueblo”.     

Turchinov, el presidente de Parlamento, está nominalmente a cargo de este país estratégico de 46 millones de personas cuya abrumada economía está en peligro de caer en mora y cuyas lealtades están profundamente divididas entre Europa y Rusia. Turchinov dijo que espera formar un nuevo gobierno de coalición el martes.     

Por su parte, el primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, condenó en fuertes términos a las nuevas autoridades y dijo que llegaron al poder como resultado de un “motín armado” y que hay “grandes dudas” sobre su legitimidad.      Medvedev se negó a decir qué medidas tomaría Rusia para proteger sus intereses.     

El Ministerio de Relaciones de Rusia criticó a Occidente por hacerse de la vista gorda con lo que según Moscú fue el incumplimiento del acuerdo firmado el viernes para formar un gobierno de unidad.     

Aunque Rusia ha puesto en entredicho la legitimidad del nuevo gobierno, Olivier Bailly, portavoz de la Comisión Europea, se refirió a Turchinov como el “presidente interino”.     

El general Philip Breedlove, jefe supremo de la OTAN en Europa, discutió la situación en Ucrania con el general Valeri Guerasimov, jefe del Estado Mayor de Rusia, y los dos acordaron informarse mutuamente sobre los desarrollos en el país.     

Mientras tanto, las tensiones han aumentado en Crimea. Rusia mantiene una importante base naval en Sevastopol que ha agriado las relaciones entre los dos países durante dos decenios.     

Manifestantes partidarios de Rusia se reunieron frente al Ayuntamiento en el puerto de Sevastopol el lunes coreando “íRusia! íRusia!”.  “Los extremistas han tomado el poder en Kiev y debemos defender a Crimea. Rusia tiene que ayudarnos”, dijo Anatali Mareta, jefe de la milicia cosaca en Sevastopol.     

La postura del presidente ruso Vladimir Putin será crucial para el futuro de Crimea y Ucrania. Putin habló el domingo por teléfono con la canciller alemana Angela Merkel y el gobierno alemán dijo que los dos acordaron que “se debe respetar la integridad territorial” de Ucrania. 




Volver arriba