Oposición ucraniana plantea nuevas condiciones para resolver crisis política

 

KIEV (EFE).- La oposición ucraniana planteó hoy nuevas condiciones para resolver la crisis política desatada por los violentos enfrentamientos en Kiev, mientras sus líderes demandan negociaciones directas con el presidente, Víktor Yanukóvich.

“A estas alturas, lo básico es replegar los fuerzas de seguridad del centro de la ciudad, frenar la violencia, revocar el paquete de leyes dictatoriales y la dimisión del Gobierno”, afirmó Arseni Yatseniuk, líder del partido Batkivschina (Patria).

Yatseniuk culpó al silencio y la inacción de Yanukóvich de que las protestas pacíficas desembocaran en violentos enfrentamientos tras el mitin opositor del domingo en Kiev en el que resultaron heridos varios cientos de personas, entre manifestantes y agentes del orden.

“Debido a que el presidente calla y se esconde desde hace dos meses, tenemos lo que tenemos. La gente ha recibido el derecho a pasar de las protestas pacíficas a las no pacíficas”, dijo, según las agencias locales.

En su opinión, “la sordera de las autoridades y su menosprecio a la gente” son las causas de la situación creada en la capital ucraniana.

Yatseniuk reconoció que hay consultas entre representantes de la administración presidencial y la oposición, pero no negociaciones políticas al más alto nivel.

El opositor considera que Yanukóvich está obligado a derogar las controvertidas leyes adoptadas el pasado 16 de noviembre y que, según la oposición, coartan la libertad de reunión y de expresión, y suponen el advenimiento de un Estado policial.

“El presidente promulgó esas leyes. Yanukóvich y el oficialista Partido de las Regiones tiene derecho y está obligado a revocarlas. Existe un mecanismo- la convocatoria urgente de una sesión parlamentaria”, dijo.

Se refería a las leyes que, entre otras cosas, prohíben la instalación de tiendas, altavoces y escenarios en lugares públicos, y permitir la detención de manifestantes ataviados con cascos o máscaras.

Las escaramuzas entre manifestantes y efectivos antidisturbios continúan hoy por tercer día consecutivo en el centro de la capital ucraniana.

La línea de frente se ha trasladado desde la plaza de la Independencia, bastión opositor desde hace dos meses, a las inmediaciones del estadio del Dinamo de Kiev.

De momento, el Gobierno ha negado que estudie la posibilidad de implantar el estado de excepción para poner fin a los desórdenes, aunque desde el Partido de las Regiones se hacen llamamientos a adoptar esa medida de manera urgente.




Volver arriba