ONU: Miles de sirios obligados a hurgar en la basura para sobrevivir

El presidente de la comisión investigadora de la ONU sobre las violaciones de los derechos humanos en Siria, el brasileño Paulo Pinheiro (c), junto a los miembros de la misma comisión, la suiza Carla del Pont (i), y el jurista tailandés Vitit Muntarbhorn, durante una rueda de prensa celebrada tras la sesión del Consejo de Derechos Humanos (CDH) de Naciones Unidas.- (EFE)

GINEBRA (Notimex).- La Comisión de Investigación de Naciones Unidas sobre la situación en Siria documentó tortura, violencia y miseria en esa nación al grado de que miles de civiles deben buscar en la basura su sobrevivencia.

Por su parte la representación de Siria ante el Consejo de Derechos Humanos de NAciones Unidas rechazó la posición de la Comisión, y aseguró que solo se busca acrecentar las hostilidades que se viven en ese país.

“Civiles en áreas sitiadas han sido reducidos a hurgar en la basura para sobrevivir. En el punto más bajo de este conflicto la gente, incluyendo niños, ha muerto de hambre”, afirmó el presidente de la Comisión, Paulo Pinheiro.

El conflicto en Siria “no muestra signos de debilitamiento, tal como se puede observar de las oleadas de las personas internamente desplazadas y refugiados que huyen de la violencia”, dijo al presentar un informe ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Según la Comisión, “el campo de batalla ha adquirido nuevos tintes de complejidad”, mientras el gobierno sirio sigue confiando en su poder, incluyendo su control del espacio aéreo, subrayó.

Asimismo, se ha beneficiado de la intervención de los combatientes extranjeros, muchos de los cuales tienen presencia oficial en Siria, subrayó.

En especial los combatientes que cruzan desde Iraq, luchan en la clandestinidad en coordinación con el ejército y con la milicia progubernamental, y en la actualidad hay cientos de grupos armados no estatales en el terreno, agregó Pinheiro.

Combatientes extranjeros como el grupo ISIS que opera en las ciudades de Aleppo y Al- Raqqah, imponen su ideología radical a la población civil, añadió.

Por su parte los grupos armados organizados en las coaliciones opositoras, viven tensiones por el control político, abundó.

En enero de 2014, esas tensiones estallaron en las provincias del norte y noreste, y los civiles y combatientes detenidos, murieron en “campos de ejecución”, aseveró.

A lo largo de las entrevistas realizadas por la comisión, indicó Pinheiro, los sirios han expresado constantemente sentirse abandonado y sin esperanza. “Estas voces no pueden perderse en el silencio”, agregó.

Pidió una solución política negociada, única vía para este conflicto, y solicitó al Consejo una vez más referir el caso a la Corte Penal Internacional.

Por su parte el embajador de Siria, Faysal Khabbaz Hamoui, rechazó de manera categórica todo el documento y dijo que se trata de una incitación para exacerbar las hostilidades.

También consideró que la crisis humanitaria que vive el país de Medio Oriente se debe al efecto de las sanciones económicas impuestas que le han sido impuestas.




Volver arriba