ONU detecta desapariciones sistemáticas en Siria

Por JOHN HEILPRIN y BARBARA SURK

La responsable de asistencia humanitaria en la Agencia Estadounidense de Desarrollo (Usaid), Nancy E. Lindborg (izquierda) y la asistente del secretario de Estado de EE.UU. para la Población, los Refugiados y la Migración, Anne C. Richard, ofrecen una rueda de prensa para informar sobre la situación humanitaria en Siria.- (EFE)

GINEBRA (AP).- Una investigación por probables crímenes de guerra en Siria conducida por un panel de la ONU y dada a conocer el jueves encontró que hay personas que desaparecen sin dejar rastro en toda la nación como parte de una campaña generalizada de terror contra civiles.

El panel de expertos dijo que encontró un “patrón consistente en todo el país” de detenciones masivas, arrestos en casas, hospitales o puestos de control que llevan a cabo las fuerzas armadas, las fuerzas de seguridad sirias y las milicias progubernamentales, para luego desaparecer a las personas y negar que existan.

La mayoría de las víctimas son hombres jóvenes. Entre los casos se encontró el de una mujer de 60 años que fue encarcelada en la ciudad de Homs por preguntar sobre el paradero de su hijo desaparecido, y del hermano de un manifestante pacífico sacado de su casa por agentes de la policía política. Un desertor de la Fuerza Aérea describió las órdenes de no entregar información del paradero de los detenidos o siquiera hablar con sus familias, señaló el informe.

El informe elaborado por cuatro expertos indicó que grupos rebeldes como el Estado Islámico para Irak y el Levante, ligado a al-Qaida, que controlan amplios territorios del norte del país, también han empezado a involucrarse en desapariciones y tienen prisiones secretas.

Los secuestros de defensores de los derechos humanos, periodistas, activistas, trabajadores humanitarios, líderes religiosos opositores y presuntos seguidores del presidente Assad usualmente son distintos porque las víctimas tienden a ser retenidas como rehenes por los que se pide rescate y su existencia no se oculta. Sin embargo, en meses recientes los grupos han adoptado las prácticas del gobierno en el sentido de desaparecer a las personas.

Amnistía Internacional informó el jueves que, de acuerdo con entrevistas a personas que fueron detenidas, el Estado Islámico para Irak y el Levante ha “desdeñado implacablemente los derechos de los residentes locales” en prisiones secretas en el norte de Siria, en las que son frecuentes las torturas y las ejecuciones sumarias. En un informe de 18 páginas, el organismo con sede en Gran Bretaña informó que hasta niños de 8 años son retenidos junto con adultos en siete instalaciones en las provincias de Alepo y Raqqa.

Muchos son detenidos por cuestionar las reglas del grupo musulmán contra robos o por cometer presuntos crímenes contra el islam como fumar cigarrillos. Las desapariciones forman parte de “una campaña indiscriminada de terror contra la población civil” y pueden ser consideradas crímenes contra la humanidad, informó el panel de las Naciones Unidas contra crímenes de guerra encabezado por el diplomático brasileño Paulo Sergio Pinheiro.

Los expertos exhortaron al gobierno sirio a dar información y pidieron a ambas partes acabar con esas prácticas. Supervisores de derechos humanos sirios han dicho que el número de quienes desaparecen sin dejar rastros se ubica en miles y que a menudo las víctimas son doctores, trabajadores humanitarios, abogados y otros opositores pacíficos al régimen.

El grupo de expertos de la ONU no cita un número específico de desaparecidos, pero dice que su recuento “sólo es un esbozo del tamaño de la crisis y el estado de temor en que viven los ciudadanos comunes”.




Volver arriba