OMS: Pide acciones contra la tuberculosis multirresistente

OMS: Pide acciones contra la tuberculosis multirresistente

La directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la china Margaret Chan, asiste al comienzo de la 67 edición de la Asamblea Mundial de la Salud, en la sede europea de las Naciones Unidas, en Ginebra.- (EFE)

GINEBRA (Notimex).- La organización Médicos Sin Fronteras (MSF) llamó hoy a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a instrumentar medidas urgentes y concretas en contra de la tuberculosis multirresistente (TB-MDR) en los próximos 12 meses.

En el marco de la Asamblea Mundial de la Salud que inició hoy en Ginebra, MSF urgió a los Estados miembros y al organismo sanitario de Naciones Unidas (ONU) a mejorar “el pronóstico sombrío” al que se enfrentan los pacientes diagnosticados con esta enfermedad.

Según datos de la OMS, al menos 17 mil personas que se sabe tienen tuberculosis MDR no recibieron tratamiento en 2012, quienes continuaron sufriendo la enfermedad, contagiaron a otras personas y se redujo aún más una tasa de supervivencia “de por sí ya abismal”.

Sin embargo, de acuerdo con MSF se cree que el número de pacientes con diagnóstico de TB-MDR no es más que una pequeña fracción de los que tienen la enfermedad, ya que hasta el 80 por ciento de las personas que se estima tienen TB-MDR permanecen sin diagnosticar.

En general, la tuberculosis puede ser tratada con cuatro medicamentos antituberculosos de uso corriente (de primera línea).

Si estos medicamentos se utilizan o administran mal, puede presentarse la tuberculosis multirresistente y en este caso el paciente tiene alto riesgo de morir o de someterse a un tratamiento “tortuoso” del que apenas la mitad de los pacientes suele curarse.

El tratamiento calificado de la TB-MDR con medicamentos de segunda línea es una opción que hace sufrir al paciente, pues además de que son más costosos, tienen más efectos colaterales como terribles náuseas, vómito, e incluso puede provocar sordera y además se prolonga por dos años.

Asimismo, se puede presentar tuberculosis extremadamente drogorresistente (TB-XDR) que es resistente a los medicamentos de primera y segunda línea, las opciones de tratamiento en este caso son muy limitadas. Así pues, es crucial que el control de la tuberculosis se maneje como es debido.

Ante esta situación, MSF en rueda de prensa en Ginebra presentó un Manifiesto que cuenta ya con más de 53 mil firmas, el cual da voz a médicos y pacientes que han pasado por este “intolerable tratamiento” y exige mejoras radicales en la supervivencia de TB-MDR.

El Manifiesto de MSF expone tres demandas de los pacientes y sus cuidadores: el acceso universal a las pruebas y el tratamiento, lo que requerirá a los gobiernos a ampliar los programas de TB-MDR; mejores regímenes de tratamiento para mejorar drásticamente las tasas de curación; y la financiación total para estos esfuerzos.

Los gobiernos deberían permitir urgentemente “uso compasivo” de nuevos medicamentos contra la tuberculosis prometedores para los pacientes que han agotado todas las otras opciones de tratamiento, indica el documento.

MSF apoya la prestación de atención descentralizada, en el domicilio del paciente, lo que reduce las listas de espera, evita estancias hospitalarias innecesarias y permite a las personas a permanecer en casa durante el tratamiento.

“Los ambiciosos objetivos fijados para 2035 en la lucha mundial contra la tuberculosis son bienvenidos, pero un plan de 20 años no pueden salvar las vidas de las personas que mueren ahora por falta de diagnóstico y tratamiento adecuados”, dijo en rueda de prensa el director ejecutivo de la Campaña de Acceso de MSF, Manica Balasegaram.

“Los gobiernos no pueden firmar en la línea punteada y luego sentarse sin hacer nada durante el próximo año’, argumentó.

Los Estados miembros de la OMS, “como muestra de su compromiso de alcanzar los objetivos establecidos en la estrategia global, deben trabajar diligentemente para reducir las tasas de mortalidad de TB-MDR en los próximos 12 meses”, subrayó.

“Por lo menos, hay que poner fin a la espera mortal para miles de personas diagnosticadas con TB-MDR que no tienen acceso a un tratamiento adecuado”, instó.

Por su parte, Phumeza Tisile, una joven sobreviviente de este tipo de tuberculosis que estuvo sometida al tratamiento y que quedó sorda a consecuencia de los medicamentos, relató algunas de sus experiencias.

Habló sobre “la pesadilla” que vivió debido de los efectos secundarios de los medicamentos.

Describió los problemas que tuvo de la piel, náuseas y vómito “cada uno de los días de los dos años del tratamiento” y sobre todo la pérdida del oído debido a las inyecciones de Kanamycin usadas para este tipo de TB.

“Estoy aquí en Ginebra, en nombre de todas las personas afectadas por TB-MDR incluyendo aquellos que perdieron sus vidas’, indicó Tisile.

“Exigimos (a los ministerios de Salud) acción, exigimos la rendición de cuentas, exigimos una mejor oportunidad de supervivencia. Les llamamos a hacer todo en su poder, porque no podemos esperar más tiempo para que el cambio suceda”, urgió.




Volver arriba