Obama y el rey de Bélgica visitan el cementerio de Waregem

1 / 10


El presidente estadounidense, Barack Obama, el rey Felipe de Bélgica y el primer ministro belga, Elio Di Rupo, visitan el cementerio militar estadounidense de Waregem, Bélgica. En el cemenenterio están enterrados casi 400 soldados americanos que lucharon durante la Primera Guerra Mundial en suelo belga.- (Fotos de EFE y AP)
El presidente estadounidense, Barack Obama, el rey Felipe de Bélgica y el primer ministro belga, Elio Di Rupo, visitan el cementerio militar estadounidense de Waregem, Bélgica. En el cemenenterio están enterrados casi 400 soldados americanos que lucharon durante la Primera Guerra Mundial en suelo belga.- (Fotos de EFE y AP)
El presidente estadounidense, Barack Obama, el rey Felipe de Bélgica y el primer ministro belga, Elio Di Rupo, visitan el cementerio militar estadounidense de Waregem, Bélgica. En el cemenenterio están enterrados casi 400 soldados americanos que lucharon durante la Primera Guerra Mundial en suelo belga.- (Fotos de EFE y AP)
El presidente estadounidense, Barack Obama, el rey Felipe de Bélgica y el primer ministro belga, Elio Di Rupo, visitan el cementerio militar estadounidense de Waregem, Bélgica. En el cemenenterio están enterrados casi 400 soldados americanos que lucharon durante la Primera Guerra Mundial en suelo belga.- (Fotos de EFE y AP)
El presidente estadounidense, Barack Obama, el rey Felipe de Bélgica y el primer ministro belga, Elio Di Rupo, visitan el cementerio militar estadounidense de Waregem, Bélgica. En el cemenenterio están enterrados casi 400 soldados americanos que lucharon durante la Primera Guerra Mundial en suelo belga.- (Fotos de EFE y AP)
El presidente estadounidense, Barack Obama, el rey Felipe de Bélgica y el primer ministro belga, Elio Di Rupo, visitan el cementerio militar estadounidense de Waregem, Bélgica. En el cemenenterio están enterrados casi 400 soldados americanos que lucharon durante la Primera Guerra Mundial en suelo belga.- (Fotos de EFE y AP)
El presidente estadounidense, Barack Obama, el rey Felipe de Bélgica y el primer ministro belga, Elio Di Rupo, visitan el cementerio militar estadounidense de Waregem, Bélgica. En el cemenenterio están enterrados casi 400 soldados americanos que lucharon durante la Primera Guerra Mundial en suelo belga.- (Fotos de EFE y AP)
El presidente estadounidense, Barack Obama, el rey Felipe de Bélgica y el primer ministro belga, Elio Di Rupo, visitan el cementerio militar estadounidense de Waregem, Bélgica. En el cemenenterio están enterrados casi 400 soldados americanos que lucharon durante la Primera Guerra Mundial en suelo belga.- (Fotos de EFE y AP)
El presidente estadounidense, Barack Obama, el rey Felipe de Bélgica y el primer ministro belga, Elio Di Rupo, visitan el cementerio militar estadounidense de Waregem, Bélgica. En el cemenenterio están enterrados casi 400 soldados americanos que lucharon durante la Primera Guerra Mundial en suelo belga.- (Fotos de EFE y AP)
El presidente estadounidense, Barack Obama, el rey Felipe de Bélgica y el primer ministro belga, Elio Di Rupo, visitan el cementerio militar estadounidense de Waregem, Bélgica. En el cemenenterio están enterrados casi 400 soldados americanos que lucharon durante la Primera Guerra Mundial en suelo belga.- (Fotos de EFE y AP)


BRUSELAS (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el rey de Bélgica, visitaron hoy el cementerio militar estadounidense de Waregem, donde están enterrados casi 400 soldados americanos que lucharon durante la Primera Guerra Mundial en suelo belga.

Obama, que llegó a Waregem (al sureste de Bruselas) en helicóptero, inicia así su primera visita a Bélgica, que incluye también su participación en una cumbre Unión Europea (UE) y Estados Unidos, la visita a los cuarteles generales de la OTAN y pronunciar un discurso en el Palacio de Bellas Artes de la capital belga.

Tras saludar a los militares que portaban las banderas estadounidense y belga, Obama, el rey Felipe y el primer ministro belga, Elio Di Rupo, colocaron sendas coronas de flores ante la capilla del cementerio como homenaje a los caídos de los dos países en Bélgica durante la Gran Guerra (1914-1918).

Los mandatarios se pararon durante unos minutos ante las cruces y estrellas de David, adornadas con banderas de los dos países, del cementerio de Flandes.

“Es imposible no reconocer los sacrificios que hicieron quienes están aquí”, dijo Obama, que destacó que “los soldados estadounidenses y belgas (enterrados) compartieron su deseo de luchar por la libertad”.

Agregó que “Bélgica en un socio cercano y fuerte. Juntos podemos luchar por la paz y la prosperidad”.

Este cementerio y su memorial, que también recibió la visita del presidente norteamericano George Bush durante su mandato (1989-1993), está administrado por Estados Unidos en un terreno de 24.000 metros cuadrados que le fue cedido a perpetuidad por el Gobierno belga.

En él están enterrados 368 soldados estadounidenses y los nombres de otros 43 que desaparecieron en la contienda están inscrito en el memorial, todos pertenecientes a la 91 división de infantería, que lucharon al final de la Primera Guerra Mundial en la batalla de Ypres-Lys, en Flandes (oeste).

La visita del presidente estadounidense a la capital europea ha hecho reforzar las medidas de seguridad, con numerosa presencia policial en los barrios que visitará, en donde se ha cortado el tránsito de vehículos y se ha restringido el acceso peatonal.

Esas medidas de seguridad le costarán a Bruselas medio millón de euros, una cifra similar a otros actos previstos en los próximos días, como una manifestación sindical, dijo hoy a Efe Sarah Giancaterini, una portavoz del ayuntamiento de Bruselas.

El coste cubrirá los gastos por el despliegue de cerca de 1.500 policías locales, con el refuerzo de algunos efectivos federales, que velarán por la seguridad del presidente estadounidense durante su estancia en la capital, indicó la portavoz.

Giancaterini desmintió que el coste de la visita vaya a ascender a 10 millones de euros, como había publicado el diario británico “The Guardian”.

“Ha habido un pequeño malentendido. El alcalde de Bruselas, Yvan Mayeur, habló de 10 millones de euros, pero se refería al coste total de una veintena de acontecimientos que van a tener lugar en la ciudad entre el 20 de marzo y el 4 de abril”, precisó.

Entre esos actos se incluye la final de la Copa de Bélgica, la visita del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon y una manifestación sindical que tendrá lugar el 4 de abril, cada uno de los cuales cuesta a la capital medio millón de euros.

“El coste es idéntico al de una cumbre europea”, añadió la portavoz, que precisó que esa cantidad se refiere solo a Bruselas, y no a los gastos vinculados al desplazamiento de Obama a Waregem.

Desde finales de la semana pasada, Bruselas activó el nivel de seguridad máximo y helicópteros estadounidenses VH-3 comenzaron a atravesar el cielo de la capital.

Tanto en el hotel donde el mandatario estadounidense se aloja como en los alrededores y en el edificio del Consejo de la UE, donde participará en la cumbre UE-EEUU, se han reforzado las medidas de seguridad.

El presidente estadounidense llegó anoche a Bruselas a bordo del Boeing 747 “Air Force One” y fue acogido en el aeropuerto por el rey Felipe y Elio Di Rupo.

Obama realiza una gira por Europa esta semana, que comenzó el lunes y martes por Holanda, con su asistencia a la III Cumbre sobre la Seguridad Nuclear y a una reunión del G7 sobre la crisis ruso-ucraniana en La Haya y donde se entrevistó con el primer ministro holandés, Mark Rutte.

Las autoridades de Bruselas ha animado a los ciudadanos a utilizar hoy el transporte público, en particular el metro, en previsión por el caos de tráfico que pueden generar los cortes de circulación en la ciudad.




Volver arriba