Nueve tripulantes del “Arctic Sunrise” abandonan Rusia

1 / 8


Fotografía facilitada por Greenpeace que muestra a los activistas argentinos Miguel Hernan Perez Orsi (2º derecha) y Camila Speziale (izquierda) en el aeropuerto de San Petersburgo, Rusia.- (EFE)
Fotografía facilitada por Greenpeace que muestra a los activistas argentinos Miguel Hernan Perez Orsi (2ºderecha) y Camila Speziale (2ºizquierda) junto a su familia en el aeropuerto de San Petersburgo.- (EFE)
Fotografía facilitada por Greenpeace que muestra al capitan del Arctic Sunrise Pete Willcox (derecha) en el aeropuerto de San Petersburgo, Rusia. - (EFE)
Fotografía facilitada por Greenpeace que muestra a los activistas británicos Alexandra Harris (izda) y Phil Ball (dcha) en el aeropuerto de San Petersburgo .- (EFE)
Fotografía facilitada por Greenpeace que muestra a los activistas Alexandre Paul (izda) de Canadá y al británico Iain Rogers (dcha) en el aeropuerto de San Petersburgo.- (EFE)
Fotografía facilitada por Greenpeace que muestra al activista británico Iain Rogers en el aeropuerto de San Petersburgo.- (EFE)
Fotografía facilitada por Greenpeace que muestra al activista británico Anthony Perrett junto a su pareja en el aeropuerto de San Petersburgo.- (EFE)
Fotografía facilitada por Greenpeace que muestra a los activistas británicos Alexandra Harris (izda) y Phil Ball (dcha) en el aeropuerto de San Petersburgo.- (EFE)


MOSCÚ (EFE).- Nueve tripulantes del rompehielos “Arctic Sunrise” de Greenpeace, que han pasado dos meses en prisión preventiva, ya han abandonado Rusia después de recibir sus visados de tránsito, informó a Efe un portavoz de la ONG ecologista.

Cinco activistas británicos -Anthony Perrett, Iain Rogers, Phil Ball, Kieron Bryan y Alexandra Harris-, el canadiense Alexandre Paul y el francés Francesco Pisanu han volado para reunirse con sus familias sobre las 11.00 hora local (07.00 GMT).

El italiano Cristian D’Alessandro, que tomó un vuelo de regreso a Italia esta mañana, y el sueco de origen ruso Dmitri Litvínov, que ayer se convirtió en el primer tripulante del rompehielos en dejar el país en tren, ya están en sus hogares.

La ONG adelantó que la totalidad de los tripulantes del barco ha recibido ya el visado de tránsito y emprenderán todos la vuelta con sus familias a lo largo de hoy con la única excepción del polaco Tomasz Dziemianczuk, el último en recibir la documentación necesaria para salir de Rusia.

La británica Harris agradeció a través de la página web de Greenpeace el apoyo a toda la gente que se manifestó por la liberación de los llamados “30 del Ártico”.

“Miles de desconocidos me escribieron cartas, salieron a mítines, se pronunciaron por nuestra liberación y fueron escuchados en todo el mundo, incluso en el Kremlin. Debo expresar mi agradecimiento a toda esa gente, y lo que haré en primer lugar será continuar mi lucha contra la destrucción del Ártico”, escribió Harris.

Mientras, el ruso Andréi Allajvérdov, uno de los treinta activistas detenidos cuando intentaban encaramarse a la plataforma petrolífera del gigante gasístico Gazprom en aguas del Ártico, advirtió que el caso no ha concluido con su amnistía y la de sus compañeros.

“Lamentablemente, esta historia sobre injusta persecución por una protesta pacífica todavía no ha terminado. Se ha archivado la causa penal contra nosotros, pero el caso todavía no se ha cerrado. El barco “Arctic Sunrise” y las pertenencias de la tripulación siguen incautados”, denunció Allarjédov.

Los activistas de Greenpeace, entre los que figuran los argentinos Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi, y la brasileña Ana Paula Maciel, se han visto beneficiados por la amnistía general declarada por el Parlamento ruso con ocasión del 20 aniversario de la Constitución.

De esta forma, la Justicia rusa da carpetazo al caso de gamberrismo abierto contra los activistas, que habían recibido a finales de noviembre la libertad bajo fianza, pero estaban a la espera del cierre de la investigación penal.

Con todo, Greenpeace no descarta insistir en que la Justicia rusa declare ilegal la detención y la persecución judicial de sus activistas, al tiempo que tampoco renuncia a recuperar su rompehielos “Arctic Sunrise” arrestado en el puerto de Múrmansk.

Los tripulantes del “Arctic Sunrise” pasaron dos meses en prisión tras ser detenidos a mediados de septiembre en el de Marzo de Bárents por intentar encaramarse a la plataforma petrolífera flotante “Prirazlómnaya” del consorcio ruso Gazprom.

Acusados en un principio de piratería, los activistas ingresaron por orden de la Justicia en prisión preventiva por dos meses, medida cautelar que cumplieron en cárceles de Múrmansk y San Petersburgo.




Volver arriba