Mortales combates del Ejército y los prorrusos

Diversas versiones en Ucrania sobre el saldo de decesos

Manifestantes ucranianos vestidos de presos demandan la dimisión de los funcionarios integrantes del gabinete de Víktor Yanukovych

KIEV (EFE).- Combates entre insurgentes y las fuerzas ucranianas registrados anteayer en la ciudad de Donetsk arrojaron unos 100 muertos entre rebeldes prorrusos y civiles, señaló ayer el primer ministro de la autoproclamada República Popular, Alexander Borodai.

Sin embargo, el alcalde de Donetsk, Alexander Lukianchenko, cifró en 40 los muertos de los combates.

Aunque no especificó a qué bando pertenecen los muertos dijo que al menos había cuatro civiles.

Los combates ocurrieron en el aeropuerto de la ciudad, donde la aviación ucraniana lanzó un ataque, y se extendieron después hacia la estación de ferrocarril y otras partes de Donetsk.

Según dijo Borodai en conferencia de prensa, más de 50 milicianos rebeldes murieron durante los combates con los soldados ucranianos, y el resto se trata de civiles desarmados.”Hemos perdido a más de 50 milicianos. Una gran parte de ellos falleció como resultado del bombardeo del ejército ucraniano contra dos camiones “Kamaz” que transportaban a heridos desde la zona de los combates cercana al aeropuerto”, señaló.El “primer ministro” de la república popular rebelde de Donetsk hizo estas declaraciones en la morgue del hospital de la ciudad, adonde fueron trasladadas las víctimas, según informa la agencia rusa RIA Nóvosti.”Nuestros dos camiones Kamaz fueron bombardeados tanto desde el aire, desde helicópteros, como desde tierra”, agregó.Borodai dijo que la mayoría de los muertos en las filas rebeldes cayeron por los ataques aéreos desde helicópteros y cazabombarderos.Los civiles murieron por los ataques del ejército ucraniano en barrios de viviendas, señaló, y dijo que sus familias “recibirán compensaciones” de las autoridades rebeldes.Por otro lado, rebeldes prorrusos de la autoproclamada “República Popular” negaron ayer su implicación en la detención de cuatro observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) cerca de la ciudad de Donetsk.

“No sabemos nada sobre el destino ni el paradero de los observadores. Es la primera vez que escuchamos sobre su desaparición”, dijo Miroslav Rudenko, uno de los representantes de la región.

Tampoco descartó que hayan sido secuestrados por agrupaciones paramilitares del Partido Radical de Oleg Liashkó, uno de los antiguos candidatos a la presidencia del país, cuyos activistas operan precisamente en las inmediaciones de Donetsk.

“Tampoco se puede descartar que se encontraran en la zona de tiro”, agregó en alusión a los combates que libran desde ayer los prorrusos y el Ejército ucraniano.Anteriormente, el Ministerio de Exteriores de Estonia informó de que cuatro observadores (entre ellos un ciudadano estonio) de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) fueron detenidos anoche cerca de la ciudad de Donetsk.”La OSCE se está ocupando de esclarecer las circunstancias”, dijo la Cancillería.Mientras, el ministro de Exteriores de Estonia, Urmas Paet, dijo que “los observadores de la OSCE deben ser liberados sin dilación y no se puede obstaculizar su trabajo”.La OSCE informó ayer que su misión especial en Ucrania ha perdido contacto con uno de sus equipos desplegado precisamente en las cercanías de Donetsk, en el sureste del país.El contacto con el equipo de cuatro expertos se perdió a las 18 horas de ayer, precisó la organización.La misión especial de observación de la OSCE en Ucrania, en marcha desde el pasado mes de marzo, cuenta actualmente con unas 280 personas, entre ellas unos 200 observadores civiles de 41 países.

Kiev protesta oficialmente por la irrupción de rusos armados en Lugansk.

Acusación

El ministerio de Asuntos Exteriores ucraniano entregó una nota de protesta a la embajada rusa por la entrada a territorio ucraniano de vehículos con hombres armados que procedían de Rusia.

Negación

El Servicio Federal de Seguridad ruso que controla las fronteras desmintió a las autoridades ucranianas y negó el incidente.




Volver arriba