Ministro de Merkel, en la cuerda floja por filtrar una investigación judicial

 

BERLÍN (EFE).- El ministro de Agricultura alemán, Hans Peter Friedrich, anunció hoy que dimitirá si la fiscalía decide abrir una investigación contra él por presunta revelación de secretos, al avisar al Partido Socialdemócrata de que el nombre de uno de sus diputados aparecía en un caso de pornografía infantil.

Friedrich ha admitido que en octubre pasado, cuando era ministro de Interior, informó del caso al líder del Partido Socialdemócrata (SPD) y hoy vicecanciller, Sigmar Gabriel.

Los conservadores y los socialdemócratas estaban entonces inmersos en las negociaciones para formar la gran coalición de gobierno que lidera Angela Merkel.

Según explicó hoy el portavoz de Friedrich, lo hizo “de buena fe”, convencido de que estaba actuando correctamente “tanto desde el punto de vista político como legal” y con la intención de generar “confianza” en el futuro socio de gobierno.

Tras hablar esta mañana por teléfono con la canciller, Angela Merkel, el ministro decidió permanecer en el cargo y presentar su dimisión sólo en el caso de que la fiscalía acuerde actuar contra él.

“El ministro es consciente de la dimensión de la situación”, se limitó a señalar el portavoz de Merkel.

La oposición parlamentaria pidió la dimisión del ministro y el fiscal responsable del caso, Jörg Fröhlich, mostró en una rueda de prensa la “perplejidad” de su equipo al conocer que hubo filtraciones antes incluso de que el asunto llegara a sus manos, el pasado mes de noviembre.

Desconociendo que la información ya circulaba en las esferas políticas, la fiscalía comenzó a comprobar las acusaciones contra el diputado socialdemócrata Sebastian Edathy “sin prisas” y en detalle, dada la trascendencia del asunto.

Edathy, destacado diputado especialista en cuestiones de Interior, abandonó su escaño de forma inesperada este fin de semana, alegando motivos de salud, y el martes la policía registró su vivienda y sus oficinas.

Según explicó hoy la fiscalía, el caso se encuentra “en la frontera de la pornografía infantil”, y hay que comprobar todavía si el dirigente socialdemócrata cometió un delito al comprar entre 2005 y 2010 hasta 31 vídeos y fotografías de niños desnudos de entre 9 y 13 años.

Los primeros los recibió por correo, pero los últimos se los descargó de Internet en un ordenador registrado en el Bundestag (Cámara baja).

Muestra de que el propio Edathy pudo ser avisado de que se le estaba investigando, es que su abogado se puso en noviembre en contacto con las fiscalía para intentar organizar “una conversación reservada”.




Volver arriba