Ministerio alemán de Defensa se toma “muy en serio” presunto espionaje EE.UU.

 

BERLÍN (EFE).- El Ministerio alemán de Defensa afirmó hoy que se toma “muy en serio” el nuevo caso de presunto espionaje al servicio de EEUU detectado en su seno y que sigue a la detención la pasada semana de un supuesto doble agente.

El nuevo caso fue revelado por el servicio de espionaje militar de Alemania y derivó en registros en el domicilio y la oficina de un sospechoso, de servicio en el departamento de Defensa.

Fuentes del ministerio declinaron dar detalles sobre la operación, con el argumento de que ello corresponde a la Fiscalía y de que las investigaciones están en curso.

Por parte del Gobierno, su portavoz, Steffen Seibert, explicó que se estaban manteniendo “contactos intensos” a “distintos niveles” entre Berlín y Washington, tanto en lo que respecta a este caso como al del agente detenido la semana pasada bajo sospechas de estar filtrando información a EEUU.

“Hay claras diferencias de parecer entre nuestro Gobierno y el de EEUU respecto a la política de seguridad”, reconoció Seibert, para añadir que todo el contexto que envuelve al escándalo de espionaje masivo había “herido la confianza” de Berlín en un aliado “de enorme trascendencia”.

Seibert no concretó el alcance de esos contactos bilaterales, más allá de explicar que el embajador de EEUU, John B. Emerson, había acudido hoy por segunda vez al Ministerio de Exteriores para abordar la cuestión.

La propia canciller, Angela Merkel confirmó, en un aparte de un acto público, que el director de la CIA, John Brennan, había telefoneado personalmente a la Cancillería, aunque asimismo declinó hablar del contenido de la conversación.

La Fiscalía Federal, por su parte, se limitó a informar de los registros efectuados, después de que varios medios alemanes difundieran profusamente la información.

Esta noticia sigue a la detención, la semana pasada, de un agente alemán de 31 años que trabajaba en la central de los servicios germanos de inteligencia en Pullach (Baviera) y que estaba en contacto con la CIA desde hacía dos años.

El sospechoso presuntamente filtró a Washington documentos de la comisión parlamentaria que investiga el escándalo del espionaje masivo de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA).

Entre esos documentos, había varias actas de la comisión del Bundestag (cámara baja) que investiga la actividad de los servicios secretos de EEUU en suelo alemán a raíz de las revelaciones del extécnico de la inteligencia estadounidense Edward Snowden.



Volver arriba