Merkel se reúne el 2 de mayo con Obama con Ucrania como telón de fondo

 

BERLÍN (EFE).- La canciller alemana, Angela Merkel, se entrevistará el 2 de mayo en Washington con el presidente Barack Obama, una cita en la que la crisis de Ucrania ha desplazado como tema principal al escándalo del espionaje masivo estadounidense.

El portavoz del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert, anunció hoy en un encuentro con medios las fechas concretas de la visita, que comprenderá del 1 al 2 de mayo, aunque el viaje ya se había avanzado hacía semanas.

La reunión de Merkel y Obama está prevista para el 2 de mayo por la mañana y en ella, según un comunicado de Cancillería, se abordarán “principalmente temas internacionales y bilaterales”, así como “cuestiones de carácter económico y financiero”, sin más especificaciones.

La crisis de Ucrania, especialmente tras la escalada de la situación en los últimos días, será uno de los asuntos principales del encuentro, a juicio de expertos alemanes, que prevén que Merkel y Obama traten de aunar posturas -e incluso acordar una nueva andanada de sanciones- para hacer frente al desafío de Rusia.

La situación en Ucrania ha desplazado de la agenda bilateral al escándalo del espionaje masivo de EEUU en Alemania y de sus presuntas escuchas a la propia canciller a través de un móvil “pinchado”, un asunto que causó el mayor distanciamiento en décadas entre Berlín y Washington.

Fuentes gubernamentales alemanas indicaron en febrero al semanario “Der Spiegel” que las opciones de alcanzar un acuerdo de no espionaje mutuo entre ambos países, como quería Merkel, parecen “bastante pequeñas”, por la negativa de EEUU.

Tras la entrevista tendrá lugar una rueda de prensa conjunta, anunciada para las 11.40 horas de Washington (15.40 GMT), y a continuación ambos líderes compartirán una comida de trabajo en la Casa Blanca.

Merkel aprovechará su viaje a EEUU para entrevistarse con responsables de la Cámara de Comercio estadounidense y con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, y con varios senadores y empresarios.h

 




Volver arriba