Merkel se reúne con sus posibles socios para diseñar el nuevo gobierno

 

BERLÍN (EFE).- La canciller alemana, Angela Merkel, se reunió hoy con los presidentes de las dos formaciones que previsiblemente le acompañarán en el próximo gobierno, la bávara Unión Socialcristiana (CSU) y el Partido Socialdemócrata (SPD), para analizar la composición del nuevo gabinete de coalición.

La reunión, no incluida en la agenda oficial de ninguno de los tres dirigentes políticos, tuvo lugar en la Cancillería horas antes de que esta medianoche el SPD dé por cerrada la consulta vinculante organizada entre sus 470.000 militantes sobre el acuerdo de coalición, último escollo para formar gobierno.

El resultado del referéndum, en el que se ha registrado una elevada participación, no se conocerá hasta el sábado por la tarde y de él depende que Merkel pueda ser investida canciller para una tercera legislatura el próximo martes, fecha prevista en el Bundestag.

El líder del SPD, Sigmar Gabriel, confía en el voto favorable de los afiliados al acuerdo de coalición, pero pidió a sus futuros aliados que no se desvelara el reparto de ministerios hasta que no se conozca el resultado.

No obstante, las quinielas son continuas en los medios de comunicación alemanes, que barajan que, de catorce carteras, cinco corresponderían a la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, tres a su hermanada CSU y seis al SPD.

Los direcciones de los tres partidos tienen previsto reunirse este domingo y se espera que den a conocer entonces los nombres de los ministros del gabinete, en el que nadie duda de que continuarán Wolfgang Schäuble -actual titular de Finanzas- y la ministra de Trabajo, Ursula von der Leyen, que podría asumir mayores responsabilidades.

Como es tradición en los acuerdos de coalición, el líder socialdemócrata se encargaría en la eventual gran coalición de la vicecancillería.

Todo sin embargo son especulaciones hasta que se conozca el resultado del referéndum del SPD, que esta medianoche recibirá en su sede central de Berlín todas las papeletas enviadas por los afiliados.

Un “no” de la militancia socialdemócrata abriría un escenario incierto en Alemania, pues Merkel debería entonces elegir entre volver a negociar con Los Verdes para formar coalición o tratar de gobernar en minoría, algo inédito en la república desde la II Guerra Mundial.

Una tercera opción -aunque extrema- sería la convocatoria de nuevas elecciones, una competencia reservada al presidente alemán, el independiente Joachim Gauck.




Volver arriba