Merkel reconoce que la UE quiere reducir su dependencia energética de Rusia

 

BERLÍN (EFE).- La canciller alemana, Angela Merkel, aseguró hoy que la Unión Europea (UE) se ha dado cuenta a raíz de la crisis de Ucrania de que es preciso reducir su dependencia energética de Rusia y va a dar pasos en este sentido.

La jefa del Gobierno alemán realizó estas declaraciones en la rueda de prensa que siguió a su encuentro en Berlín con el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, con quien abordó, además de las relaciones bilaterales, las consecuencias políticas y económicas de la anexión de la península de Crimea a Rusia.

Merkel indicó que se está discutiendo en Europa “una nueva visión de la política energética”, ya que “hay que reaccionar ante ciertos comportamientos”.

La canciller afirmó que el 35% del gas que consume Alemania procede de Rusia y subrayó que la “dependencia” de su país, la mayor economía del continente, “no es la más alta de Europa”, ya que algunos países del este de Europa importan tasas aún superiores.

Los jefes de Gobierno de Alemania y Canadá aprovecharon su comparecencia conjunta para resaltar su unidad con respecto a la crisis de Ucrania y condenaron la anexión de Crimea por ser contraria al derecho internacional.

“Estamos de acuerdo en que la acción de (el presidente de Rusia, Vladímir) Putin es una clara e inaceptable violación del derecho internacional”, destacó Harper, quien consideró que Putin ha optado por ser un “rival” de Occidente en lugar de un aliado.

Asimismo, ambos advirtieron sobre las repercusiones negativas para todas las partes de aplicar el tercer nivel de sanciones a Rusia, las de carácter económico, pero se mostraron decididos a llevarlo a cabo si Putin vuelve a violar la legalidad internacional.

“Entendemos muy bien que más sanciones conllevan un significativo riesgo económico. Debemos proceder con cautela”, indicó Harper.

No obstante, agregó que una nueva escalada por parte de Rusia tendría consecuencias ya que “cuando un poder global está dispuesto a violar conceptos fundamentales de la ley internacional los riesgos para la economía global son asimismo muy significativos”.

Harper advirtió a Putin de que “la economía rusa también es frágil” y se mostró favorable a que Canadá exporte más energía a Europa para ayudarle a reducir su dependencia de Rusia, de forma similar a lo que ha anunciado Estados Unidos.

La canciller añadió que Rusia precisa del comercio exterior para crecer económicamente y advirtió de que el país “puede perder mucho” si persevera en su actitud.

Merkel reiteró que Alemania no desea tener que llegar a las sanciones económicas, pero las ligó de forma casi mecánica a una nueva escalada del conflicto entre Rusia y Ucrania.

Los dos jefes de Gobierno vieron asimismo con escepticismo el regreso de Putin a la mesa del G8- Merkel aseguró que ese formato de reuniones internacionales “no existe más” y Harper consideró “difícil” imaginar la vuelta de Rusia a ese foro si no “cambia de dirección”.




Volver arriba