Merkel advierte a Rusia de que está en su mano evitar nuevas sanciones

 

BERLÍN (EFE).- La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó hoy que están abiertos todos los canales de diálogo con Moscú para favorecer la liberación de los observadores de la OSCE detenidos en el este de Ucrania, y advirtió al Gobierno ruso de que está en su mano evitar nuevas sanciones económicas internacionales.

En una rueda de prensa junto al primer ministro japonés, Shinzo Abe, Merkel explicó que la liberación de los observadores detenidos por las milicias prorrusas, entre los que hay cuatro alemanes, sería un “signo importante” en la distensión del conflicto, pero avisó de que “se necesita mucho más”.

En este contexto, destacó el papel fundamental que puede desempeñar Moscú para garantizar que Ucrania puede celebrar el 25 de mayo, como está previsto, elecciones presidenciales “limpias y libres” en las que “el pueblo de Ucrania, y nadie más, decida sobre su futuro”.

Alemania y la UE harán “todo lo que esté en su mano” para que esos comicios puedan celebrarse, añadió Merkel, quien reveló que hoy mantuvo una conversación telefónica con el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, y juntos abordaron otro de los aspectos claves para el futuro del país- la reforma constitucional.

La canciller confió en contar en breve con un proyecto de texto constitucional que recoja la descentralización de Ucrania.

Según explicó, junto a estas conversaciones políticas con Ucrania, la UE mantiene abiertas con Moscú las negociaciones para evitar un conflicto energético -el viernes habrá una reunión al respecto- y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) lidera el diálogo para facilitar la liberación de los observadores detenidos.

Si todas estas vías de diálogo no dan fruto, no se pueden descartar nuevas sanciones, advirtió Merkel, quien aseguró que las eventuales amenazas rusas de responder castigando a las empresas occidentales no son un motivo para revisar las medidas de presión que la comunidad internacional ha adoptado hasta ahora.

El portavoz gubernamental, Steffen Seibert, hizo hincapié, por su parte, en que Berlín considera un “acto criminal” la detención de los observadores de la OSCE, al tiempo que insistía en que las gestiones -tanto de Berlín como de la organización- se orientan a la liberación de todos ellos, incluidos sus acompañantes ucranianos.

Seibert insistió en la exigencia de su gobierno de la liberación “sin condiciones” y “sanos y salvos” de la totalidad de miembros retenidos, al tiempo que declinaba hacer pronósticos “por razones estratégicas” acerca de cuándo podría producirse su puesta en libertad.

El portavoz gubernamental añadió, respecto a las sanciones, que su eventual ampliación al llamado “nivel tres” -es decir, sanciones económicas- se prevé para el caso de un avance masivo de tropas rusas en el este de Ucrania.




Volver arriba