Melinda Gates pide un plan para salvar a recién nacidos

GINEBRA (EFE).- Cada año tres millones de recién nacidos mueren en el mundo, una situación que se podría evitar si se aplicaran fáciles y baratos protocolos, recordó hoy Melinda Gates, quien pidió a los participantes en la Asamblea Mundial de la Salud que adopten y establezcan un Plan de Acción para reducir la mortalidad entre los bebés.

“Cada año mueren 2.9 millones de niños en el primer mes de vida. Un millón de ellos mueren en su primer día. La gran mayoría de las muertes de recién nacidos se pueden evitar. No me refiero teóricamente bajo circunstancia irreales. Me refiero a que se pueden evitar con intervenciones simples y relativamente baratas”, afirmó Gates.

La esposa del fundador de Microsoft, Bill Gates, y copresidenta de la fundación Bill y Melinda Gates, fue una de las dos personalidades que intervinieron en la Asamblea Mundial de la Salud, que tiene lugar esta semana en Ginebra.

Gates recordó que en los últimos años se han logrado grandes progresos en la reducción de la mortalidad materno-infantil, pero que no ha ocurrido lo mismo con los recién nacidos.

“Las mujeres y los niños son los indicadores clave de la salud en el mundo. Los indicadores en general son muy optimistas. Y no es sólo que los niños están sobreviviendo, sino que más niños se están desarrollando física y cognitivamente en formas que les ayudarán a tener vidas productivas en el futuro”.

“Pero lamentablemente las buenas noticias no se aplican a los recién nacidos”, lamentó.

Acto seguido, Gates enumeró cinco intervenciones que pueden salvar vidas y que deberían aplicarse en todos los partos, nazca donde nazca el bebé.

Citó resucitar a los bebés que nacen con problemas respiratorios; secar bien al recién nacido para evitar hipotermia; poner clorhexidina en el cordón umbilical para evitar una infección; amamantar inmediatamente; y colocar al recién nacido sobre el pecho de su madre para recuperar el calor, acompasar el ritmo cardíaco y estimular la subida de la leche.

“Son acciones que funcionan en todos los lugares pero que no se usan de forma óptima en todos los lugares”, señaló, e ilustró sus palabras con un ejemplo de su propio país.

“Estados Unidos gasta más de 10,000 millones de dólares cada año en tratar a niños que tienen trastornos por no haber amamantado correctamente. Y los pediatras estadounidenses sólo recientemente empezaron a recomendar colocar a los niños sobre el pecho de la madre en lugar de colocarlos en las incubadoras”.

Gates se mostró convencida de que si se aplican estas intervenciones se podrían “salvar cientos de miles de recién nacidos cada día”.

Ante esta evidencia, Gates urgió a los ministros de Salud presentes en la Asamblea a adoptar una resolución que establezca un Plan de Acción para Recién Nacidos que incluya medidas concretas para reducir los decesos entre estos grupos de edad.




Volver arriba