Maliki: Conflicto en Iraq amenaza la paz mundial

La Oficina del Primer Ministro iraquí que muestra al secretario de Estado estadounidense, John Kerry, durante su reunión con el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki (dcha), en Bagdad.- (EFE)

BAGDAD (EFE).- El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, advirtió hoy de la amenaza que supone para “la paz regional y mundial” el conflicto en Iraq, mientras que el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, se comprometió a respaldar la lucha contra el terrorismo que libra el país árabe.

Al Maliki y Kerry se reunieron en Bagdad para abordar la crisis que atraviesa Iraq, blanco de una ofensiva insurgente y yihadista desde hace dos semanas.

Según un comunicado del Gobierno iraquí, Al Maliki pidió a la comunidad internacional que tome en serio esta crisis, que en su opinión no supone solo un peligro para Iraq.

También afirmó que su país va a cumplir con los plazos constitucionales del proceso político, que son la formación de un nuevo gobierno y la elección de un presidente.

Por su parte, Kerry expresó el compromiso de su país con el acuerdo de seguridad suscrito entre Bagdad y Washington en 2011, según el mismo comunicado.

Sin embargo, la nota no hace alusión a la petición de las autoridades iraquíes de que EE.UU. lance bombardeos aéreos contra los insurgentes suníes encabezados por el yihadista Estado Islámico de Iraq y el Levante (EIIL), también llamado ISIS por sus siglas en inglés.

Washington hasta el momento se ha limitado a desplegar a 300 asesores militares, insistiendo en que esto no supone reiniciar sus operaciones de combate en Iraq y que la solución al problema no pasa por una vía exclusivamente militar.

Kerry reiteró el compromiso de EE.UU. de “proteger la seguridad y la independencia de Irak” y de derrotar a las organizaciones terroristas, a la cabeza de ellas el EIIL.

El secretario de Estado llegó hoy a Bagdad en una visita sorpresa en el marco de una gira por Oriente Medio y Europa.

Coincidiendo con la estancia de Kerry en Bagdad se produjo un ataque contra un convoy que trasladaba a presos que causó la muerte de al menos 37 personas, la mayoría reos, en la provincia de Babel, al sur de la capital.




Volver arriba