Londres desperdició millones de euros en el Tamiflu

Londres desperdició millones de euros en el Tamiflu

LONDRES (EFE).- El Reino Unido pudo desperdiciar millones de euros en el Tamiflu, fármaco del que no se ha probado que contribuya a evitar una pandemia de gripe, señala hoy un informe de un grupo de científicos a partir de unas pruebas clínicas.

Londres ha invertido 424 millones de libras (508 millones de euros) en almacenar Tamiflu y 136 millones de libras (163 millones de euros) en Relenza, después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendara a todos los países que contaran con reservas de fármaco durante el brote de gripe aviar en 2009.

El Reino Unido ya había empezado a almacenar Tamiflu en 2006 cuando existía el temor de que la gripe aviar pudiera provocar la muerte de 750,000 personas en el Reino Unido, pero fue en 2009 cuando ese fármaco se recetó ampliamente.

Sin embargo, la llamada Cochrane Collaboration, grupo británico formado por científicos independientes que revisaron decenas de estudios sobre la efectividad de la medicina, señala que lo mejor que puede hacer Tamiflu es reducir muy poco -de 7 a 6,3 días – el proceso gripal y que no combate muchos de los efectos secundarios.

“No hay manera de creer que el fármaco pueda prevenir una pandemia”, señaló hoy el profesor de medicina de la Universidad de Oxford Carl Heneghan, que colaboró en el estudio.

El fabricante del fármaco, Roche, dijo no estar de acuerdo con las conclusiones del análisis y advirtió de que podría tener “serias consecuencias para la salud pública”, según los medios locales.

El director médico del Reino Unido de la empresa, Daniel Thurley, dijo a la BBC que Cochrane ha utilizado estadísticas equivocadas que “subestiman” los beneficios del fármaco y ha recurrido a métodos “no ortodoxos” para analizar los efectos secundarios, sobre los que aportó detalles.

Los expertos que trabajaron en Cochrane piden a la OMS que revise su recomendación a los países y que el Reino Unido no renueve sus reservas una vez caducados los medicamentos.

Según los científicos, algunos pacientes a los que se les suministró Tamiflu sufrieron náuseas y vómitos y, en algunas ocasiones, dolores de cabeza.

El experto en epidemiología Tom Jefferson dijo hoy que no recetaría el fármaco para aliviar los síntomas, sino que recomendaría paracetamol.

Para Wendy Barclay, investigadora sobre la gripe del Imperial College London, reducir los síntomas del mal en los niños, aunque sea de 29 horas, puede ser “bastante beneficioso”.

“Tamiflu funciona tan bien como cualquier fármaco que tenemos ahora”, consideró Barclay.




Volver arriba