La UE urge a Bulgaria a que suspenda el proyecto de gasoducto South Stream

 

BRUSELAS (EFE).- La Unión Europea (UE) ha pedido a Bulgaria que suspenda el proyecto de gasoducto South Stream, diseñado para traer gas ruso hasta este país, y ha abierto un procedimiento de infracción a este Estado por considerar que no respeta las normas comunitarias, informó hoy la Comisión Europea (CE).

El Ejecutivo comunitario no descarta emprender acciones contra los otros Estados miembros implicados en el desarrollo de esta infraestructura -Hungría, Grecia, Eslovenia y Austria- si constata que tampoco han cumplido las normas comunitarias.

“Hemos enviado un escrito de requerimiento, que es un primer paso dentro del procedimiento de infracción, para pedir información, y también solicitamos que suspenda el proyecto hasta que cumpla con la legislación de la UE”, señaló en la rueda de prensa diaria de la Comisión el portavoz Antoine Colombani.

“Estamos revisando la situación en otros Estados miembros”, continuó y advirtió de que si se detecta que los contratos en otros países tampoco respetan las normas de la UE, Bruselas actuará si es necesario.

Colombani explicó que la principal preocupación de la Comisión es que la empresa creada en Bulgaria para desarrollar este proyecto, South Stream Bulgaria, ha recibido un contrato de construcción de la infraestructura sin un procedimiento competitivo y transparente, es decir, que no respeta los principios de no discriminación y tratamiento equitativo previstos en el Tratado de la UE.

“También nos preocupa que el acuerdo intergubernamental (con Rusia) da la posibilidad de cerrar contratos entre South Stream Bulgaria y subcontratantes sin publicación en el diario oficial y esto tampoco está en línea con las normas de licitación pública de la UE”, añadió.

El South Stream empezó a construirse en diciembre de 2012, y su coste oficial es de unos 16.000 millones de euros.

La construcción corre a cargo de empresas mixtas creadas por Gazprom con sus socios en Bulgaria, Serbia, Hungría, Grecia, Croacia, Eslovenia y Austria para el tendido y la explotación de los correspondientes tramos nacionales.

“Hemos repetido en numerosas ocasiones que todas las infraestructuras nuevas en la UE deben respetar todas las reglas comunitarias”, señaló la portavoz de energía de la Comisión, Sabine Berger.

“Los acuerdo intergubernamentales de todos los Estados miembros implicados en South Stream con Rusia no están en línea con la legislación de la UE porque no respetan provisiones claves del tercer paquete energético”, agregó.

El llamado “tercer paquete energético” es el marco legal comunitario que fuerza la separación patrimonial de las actividades de producción, transporte y comercialización de energía, y que Rusia considera lesivo para sus intereses.

La gasística rusa Gazprom fue la promotora de este proyecto, junto a la italiana Eni en 2008, y controla el 50 % del consorcio operador, mientras que los otros tres accionistas se reparten el resto de participaciones (Eni, 20 %; EDF, 15 %, y BASF, 15 %).

Este proyecto es competidor del europeo Nabucco, que pretende reducir la dependencia europea del gas ruso con un gasoducto de 4.000 kilómetros desde el de Marzo Caspio hasta Austria, pasando por Turquía, Bulgaria, Rumanía y Hungría.




Volver arriba