La UE pide a Rusia que colabore en rebajar la tensión

BRUSELAS (EFE).- Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) mostraron hoy su respaldo al nuevo presidente ucraniano, el magnate Petró Poroshenko, y pidió a Rusia que colabore para poner fin a la violencia en el este de Ucrania y a la estabilización económica del país.

Al término de la cena informal de líderes europeos, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, destacó “la celebración de elecciones en condiciones decentes, teniendo en cuenta las circunstancias” en Ucrania, y mostró el deseo de los países europeos de trabajar con Poroshenko.

En el encuentro, los Veintiocho pactaron una declaración que servirá de punto de partida de la posición europea de cara a la reunión del G7 que se celebrará la próxima semana en Bruselas, en la que destacaron la alta participación en los comicios ucranianos y pidieron a todas las partes que acepten los resultados.

“Esperamos que Rusia coopere con el legítimo y recientemente elegido presidente, que continúe con la retirada de las fuerzas armadas de la frontera ucraniana y que use su influencia sobre los separatistas armados para reducir la tensión en el este de Ucrania”, dijeron los líderes en su declaración escrita.

Para ello, instaron a Moscú a entablar un “diálogo franco y abierto” con Kiev, con vistas a lograr una solución política que ponga fin a la inestabilidad en la zona que alcanzó su cenit con la incorporación de la península de Crimea a Rusia, tras un referendo rechazado por la UE.

Los Veintiocho se mostraron “firmes en la defensa de la soberanía ucraniana y de su integridad territorial, y condenamos la anexión ilegal de Crimea y Sebastopol por parte de la Federación Rusa, que no reconoceremos”.

Los líderes pidieron a ambas partes que resuelvan la crisis por la vía política, “poniendo fin a la violencia y las tensiones en el este de Ucrania, incluido del desarme de todos los grupos armados ilegales y la amnistía a aquellos que entreguen sus armas voluntariamente y no hayan cometido crímenes serios”.

Los Veintiocho también recordaron a Rusia que siguen los trabajos preparatorios para ampliar las sanciones impuestas a empresas y personas relacionadas con el conflicto ucraniano y que acordaron continuar con los preparativos para dar nuevos pasos en este sentidos “si la situación lo requiere”.

Por otra parte, mostraron su intención de apoyar a Ucrania para equilibrar su situación macroeconómica, y pidió al país que ponga en marcha reformas en ámbitos como el sistema judicial, la fiscalía, la seguridad y la lucha contra la corrupción, a la vez que se aseguran los derechos de las minorías.

Además, los líderes indicaron que seguirán trabajando en el proceso para exención de visados entre Ucrania y la UE, una vez que se cumplan todas las condiciones necesarias.

También recalcaron la importancia de que Ucrania y Rusia logren un acuerdo “pronto” sobre el suministro de gas, después de que Moscú anunciara que cortará el suministro al país si no le pagan los 3.500 millones de dólares que le adeuda antes del primero de junio.

Los Veintiocho reiteraron que los contratos gasísticos con la Unión “tienen que ser respetados”.

“La energía no debe usarse como arma política”, dijo por su parte el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, al término del encuentro, “si hay buena voluntad, pedimos a ambas partes que lleguen a un acuerdo”, añadió. EFE




Volver arriba