La UE financiará la protección de biodiversidad en países pobres

BRUSELAS (Notimex).- La Comisión Europea lanzó hoy un programa de financiación de 800 millones de euros (un millón de dólares) para ayudar a países en desarrollo a proteger su biodiversidad, migrar a una economía ‘verde’ y combatir los crímenes contra la naturaleza de aquí a 2020.

Denominado como ‘Biodiversidad para la Vida’ (B4Life), el proyecto se centrará en los países más pobres del mundo y en aquellos donde se encuentran los ecosistemas más ricos, pero más amenazados, explicó el Ejecutivo en un comunicado.

Se financiarán medidas para mejorar las legislaciones en materia de protección medioambiental y la administración de áreas protegidas y de los recursos naturales, que deberá ganar en transparencia.

También se investirá en la promoción de la agricultura sostenible, con prioridad para productos benéficos para cada localidad específica, y la restauración de áreas degradadas, todo con vistas a garantizar la seguridad alimentar.

La tercera prioridad del programa es el desarrollo de una economía basada en la naturaleza, con incentivos para la creación de mercados para productos ecológicos y del eco-turismo.

La idea es que el fondo europeo sirva como palanca para atraer a más financiaciones procedentes del sector privado o de gobiernos nacionales.

‘B4Life ofrecerá los medios para apoyar a la subsistencia por medio del combate a la pérdida de biodiversidad y a los crímenes contra la vida salvaje’, confió el comisario europeo de Desarrollo, Andris Piebalgs.

Según el comisario, Bruselas encara la conservación y restauración de los ecosistemas como una ‘oportunidad para generar crecimiento, crear empleos y reducir la pobreza a través de la economía verde’.

La iniciativa europea también contempla la creación de un nuevo organismo, el ‘Wildlife Crisis Window’ (WCW), dedicado a la lucha contra el comercio ilegal de especies amenazadas.

Entre las actividades que financiará se incluyen la administración de áreas protegidas prioritarias, la investigación sobre el tráfico de animales, la mejora del seguimiento de especies amenazadas, la promoción de redes regionales de combate a ese tipo de crimen.

Se dará especial atención para los países africanos, donde la práctica pone en riesgo también la seguridad nacional y regional.

‘Evidencias recientes muestran que milicias rebeldes y posibles grupos terroristas están ahora implicados en la caza ilegal de rinocerontes y elefantes como medio para financiar sus actividades’, señaló Bruselas.




Volver arriba