La UE estudia más sanciones individuales a Rusia y prepara las económicas

 

BRUSELAS (EFE).- La Unión Europea (UE) baraja hoy adoptar nuevas sanciones contra individuos rusos y ucranianos que amenazan la estabilidad de Ucrania, mientras que continúa la preparación de sanciones económicas a Moscú por su papel en la crisis ucraniana, indicó hoy la Comisión Europea (CE) en su rueda de prensa diaria.

“Ahora hablamos básicamente de la fase dos” de sanciones a Rusia, la referida a la congelación de bienes y prohibición de viajar a territorio comunitario, indicó la portavoz de Exteriores de la CE Maja Kocijancic.

Al mismo tiempo, aseguró que “también” hablan de “los trabajos preparatorios de la fase tres” de medidas restrictivas, la que hace referencia a la imposición de sanciones económicas a Moscú.

Los líderes de la UE encargaron a la CE estudiar el impacto de posibles sanciones económicas a Rusia por desestabilizar y amenazar la integridad territorial de Ucrania, un trabajo que se lleva a cabo a nivel técnico y en coordinación con los Estados miembros, dijo Kocijancic.

Los embajadores de los Veintiocho se reúnen hoy en Bruselas para abordar nuevas sanciones individuales a rusos y ucranianos, tras los enfrentamientos de los últimos días entre las fuerzas ucranianas y milicias prorrusas en el este de Ucrania, donde las últimas han ocupado edificios oficiales.

Según fuentes europeas, 15 nuevos nombres podrían pasar a engrosar la lista negra que ya contiene a 33 personalidades rusas y ucranianas.

La reunión de los embajadores fue convocada tras el acuerdo alcanzado por los países que integran el G7 para actuar urgentemente e intensificar las sanciones a Rusia.

Tanto Estados Unidos y la Unión Europea, como la propia Ucrania, han reiterado públicamente que Rusia no cumple con el acuerdo sellado el 17 de abril en Ginebra para poner fin a la escalada de tensión.

Entonces, se pactó disolver las milicias irregulares prorrusas sublevadas contra el Gobierno ucraniano a cambio de promesas de amnistía, y más autonomía para las regiones rusohablantes del este de Ucrania.

Preguntada por si la situación requerirá en los próximos días la convocatoria de un consejo extraordinario de ministros de Exteriores de la UE para abordar la situación, Kocijancic apuntó que el próximo consejo ordinario está previsto para dentro de dos semanas.

“No puedo confirmar en este momento que vayamos a convocar un consejo extraordinario. Dependerá de la evolución de los acontecimientos”, señaló.

Por otra parte, el vicepresidente de la CE Siim Kallas firmó el memorando de entendimiento para proveer a Kiev un programa de préstamos de ayuda macrofinanciera de 1.000 millones de euros, el cual ya había recibido el visto bueno de los países de la UE.

Con ese programa, la UE quiere asistir a Ucrania económica y financieramente en esta “etapa crítica de su desarrollo”, indicó el Ejecutivo comunitario en un comunicado.

Esta ayuda forma parte del paquete de apoyo anunciado por la CE el pasado 5 de marzo y respaldado por el Consejo Europeo un día más tarde.

Estos 1.000 millones de euros se combinarán con los 610 millones que la UE ya había acordado conceder a Ucrania y que saldrán del programa de ayuda macrofinanciera de la Unión a terceros países.

El desembolso de esas ayudas estará condicionado por la política económica que aplique Kiev y la implementación exitosa de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el cual debería recibir próximamente el visto bueno de la directiva de ese organismo, precisó la CE.

Las condiciones políticas que recoge el memorando hacen referencia a la gestión de las finanzas públicas, la lucha contra la corrupción, el comercio y los impuestos, el sector de la energía y la reforma del sector financiero o la provisión de subsidios sociales para los más vulnerables.




Volver arriba