La troika retoma el dilatado análisis del programa griego de ajustes

 

ATENAS (EFE).- La troika retomó hoy la quinta evaluación del programa de reformas impuesto a Atenas a cambio del rescate financiero, un examen que se lleva arrastrando desde septiembre pasado y que el Gobierno de Andonis Samarás espera poder concluir hasta el próximo Eurogrupo del 10 de marzo.

“Estamos muy cerca de un acuerdo”, dijo el portavoz del Gobierno, Simos Kedikoglu, en declaraciones a la cadena de televisión privada Mega antes del comienzo de las negociaciones con los acreedores internacionales, que se iniciaron en el Ministerio de Finanzas.

El objetivo es tener listo el paquete de asuntos pendientes antes del 10 de marzo, con vistas a que en el Eurogrupo que se celebrará el 1 de abril en Atenas se dé finalmente luz verde al desembolso de nuevos fondos.

En total, Grecia espera recibir de la troika -formada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE)- 14.100 millones de euros correspondientes al último trimestre de 2013 y al primero de este año.

De este total, 8.800 millones corresponden a la zona euro y el resto al FMI.

Este dinero es de importancia cardinal para Grecia, pues en mayo vencen bonos del Estado por valor de 9.300 millones de euros que deberá desembolsar.

Entre los asuntos que la troika espera aclarar con el Gobierno figura el cómo afrontar el déficit de financiación que se espera para este año, que Atenas cifra en unos 1.000 millones de euros, mientras que el FMI lo sitúa en unos 4.400 millones.

Atenas confía en que los acreedores sabrán valorar los esfuerzos presupuestarios realizados durante 2013, que han conducido a un superávit primario, cuyo monto podría ascender hasta los 1.500 millones de euros, según ha señalado Samarás en las últimas semanas.

Las cifras definitivas, no obstante, no se conocerán hasta el 23 de abril, cuando las publique la oficina de estadísticas europea Eurostat.

El portavoz del Gobierno se limitó a señalar hoy que “será superior a lo que muchos esperan”.

El memorando firmado con la troika a cambio del rescate contempla además que para este año Grecia deberá alcanzar un superávit primario de 2.800 millones de euros, lo que equivale al 1,5 % del producto interior bruto (PIB).

El debate sobre la sostenibilidad de la deuda, que en los tres años de rescate, lejos de bajar, ha subido del 120 % al 175,5 % del PIB, quedará aplazado al verano.

Del término de este debate depende en gran medida si Grecia requerirá o no un nuevo rescate y si deberá aplicar un nuevo programa de ajustes, algo de lo que el Gobierno no quiere ni oír hablar en plena campaña electoral hacia los comicios municipales y europeos en mayo.

La visita actual está centrada en abordar también la marcha de las reformas estructurales, la reforma del mercado de trabajo y la liberalización de los mercados de productos y servicios.

La liberalización forma parte de la serie de 329 recomendaciones formuladas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, para que Grecia mejore su competitividad.

Entre ellas figura ampliar la fecha de caducidad de la leche y la venta de medicamentos sin recetas en supermercados, dos asuntos sobre los que, según el portavoz del Gobierno, el “acuerdo está muy cerca”.

Durante esta semana la troika se reunirá además con el presidente del Banco de Grecia, Yorgos Provópulos, con quien abordará las necesidades de recapitalización de la banca en base a las últimas pruebas de resistencia (estrés test).

Los cálculos del Banco de Grecia parten, según los medios locales, de unos 5.500 millones de euros, una cifra que el FMI (y de forma similar el BCE) multiplica por tres, según informaciones que publica hoy el diario económico británico “Financial Times”




Volver arriba