La troika constata progresos en Chipre pero avisa de “riesgos significativos"

La troika constata progresos en Chipre pero avisa de “riesgos significativos”

 

BRUSELAS (EFE).- La troika constató hoy los progresos realizados por Chipre en el marco del programa de reformas asociado al rescate concedido al país, pero avisó de que persisten “riesgos significativos” y pidió a Nicosia que adopte más medidas.

“Mientras que el programa sigue en el buen camino, Chipre aún se enfrenta a riesgos significativos. Sigue siendo esencial para el éxito del programa continuar con la aplicación completa y a tiempo de las políticas”, afirmó la tríada de acreedores internacionales en una declaración conjunta.

La Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) dijeron que el programa de reformas pactado con las autoridades chipriotas a cambio de hasta 10.000 millones de euros está “en el buen camino”, tras la tercera misión realizada en el país desde el pasado 29 de enero hasta hoy mismo.

La troika recalcó que el país “ha cumplido con un margen considerable” los objetivos de reducción de déficit para 2013 y que la recesión de la economía chipriota fue “menos grave de lo previsto”, a la vez que apuntó que el sector financiero está dando “muestras de estabilización”.

Además, la caída de precios y salarios “ayuda a amortiguar el impacto de la recesión sobre el empleo”, aunque el paro “sigue siendo muy elevado”, apuntaron los tres socios.

Sin embargo, la troika advirtió de que las perspectivas para 2014 apuntan a una contracción de la producción del 4,8 % y que, pese a que se podría registrar un “modesto” crecimiento del 1 % en 2015, esta recuperación se ve amenazada por “riesgos sustanciales”.

En el sector financiero “el primer desafío es afrontar el alto nivel de préstamos en mora”, por lo que la tríada pidió a las autoridades chipriotas que establezcan un marco “adecuado” para gestionar y seguir los progresos en la reducción de la morosidad, especialmente de cara a la continuación de la reestructuración de los bancos y las cooperativas de crédito.

Además, pidieron que se establezca un marco “apropiado” para la reestructuración de la deuda, con una reforma de la legislación sobre insolvencia que “ofrezca incentivos equilibrados que puedan evitar quiebras de importancia, ofreciendo soluciones para una reestructuración voluntaria de la deuda para prestatarios viables”.

Otro reto, según la troika, es la “necesidad de normalizar los flujos de pagos de la economía, salvaguardando la estabilidad financiera”, y el fortalecimiento de la regulación y supervisión del sector bancario, junto a la lucha contra el blanqueo de capital.

La tríada de acreedores internacionales también advirtió a Nicosia de que deberá “seguir aplicando su presupuesto con prudencia” dentro del proceso de reducción del déficit público, y de que tiene que “acelerar” la aplicación de reformas estructurales.

En concreto, apuntó a la reforma de la seguridad social como una “prioridad clave”, así como aumentar la eficiencia del sistema impositivo, reforzar la lucha contra la evasión fiscal y continuar con el proceso de privatizaciones.

La troika señaló también que los objetivos del programa de Chipre son “restaurar la estabilidad del sector financiero, fortalecer la sostenibilidad de las finanzas públicas, y adoptar las reformas estructurales con el fin de apoyar el crecimiento a largo plazo, al tiempo que se protege el bienestar de la población”.




Volver arriba