La ONU recuerda a sus 60 empleados que siguen secuestrados

NACIONES UNIDAS (EFE).- La ONU recordó hoy a sus 56 empleados que permanecen detenidos en distintas partes del mundo y a los 4 que están secuestrados y pidió a la comunidad internacional mayor protección para su personal.

“El número de ataques sobre miembros del personal de la ONU ha aumentado constantemente en los últimos años y a un ritmo alarmante”, señaló el presidente de la Asamblea General, John Ashe, en un mensaje con motivo del Día Internacional de los Empleados Detenidos y Desaparecidos.

Según datos facilitados por el Sindicato del Personal de Naciones Unidas, 56 empleados civiles de la ONU están bajo arresto o detención por parte de autoridades nacionales, mientras que otros 4 están secuestrados.

La mayor parte de ellos se encuentran en Siria, donde 22 miembros de la Agencia de la ONU para los refugiados palestinos (UNRWA) están detenidos y otros 3 han sido declarados desaparecidos.

El sindicato llamó la atención también sobre la situación en Sudán del Sur, donde la ONU ha denunciado que sus miembros sufren una campaña de acoso y amenazas.

A lo largo de 2013, un total de 138 miembros del personal de la ONU fueron detenidos o arrestados en todo el mundo.

De ellos, 17 eran empleados internacionales y 121 eran personas contratadas en el país en el que operan.

Además, otros 17 empleados fueron secuestrados por grupos criminales, milicias ilegales y elementos extremistas, señaló el sindicato en un comunicado.

La duración de sus cautiverios duró entre 3 días y 8 meses y los secuestros se produjeron tanto por motivos políticos como para tratar de obtener un rescate.

El sindicato lamentó además que muchos de estos casos no sean perseguidos por las autoridades judiciales de los respectivos países y criticó que en multitud de detenciones no se dio a la ONU ningún tipo de explicación.

En este sentido, el presidente de la Asamblea General llamó a la “comunidad internacional a trabajar de forma más efectiva para proteger al personal de la ONU que continúa viendo amenazadas su libertad y seguridad”.




Volver arriba