La crisis de Ucrania puede preceder a una guerra global

La crisis de Ucrania puede preceder a una guerra global

 

VARSOVIA, Polonia (EFE).- El primer ministro polaco, Donald Tusk, afirmó hoy que la crisis en Ucrania reúne “todas las características de un conflicto que puede preceder a una guerra que afecte a todos los países del mundo”, aunque consideró que aún “no hay una amenaza directa a Polonia o sus fronteras”.

En una rueda de prensa, Tusk pidió a la comunidad internacional que ejerza más presión sobre Rusia para que Moscú sea consciente de que no se tolerarán acciones como las que tienen lugar en Crimea.

Entre esas medidas subrayó la importancia de que los “países más fuertes del mundo” boicoteen el encuentro del G8 previsto en Sochi (Rusia) el próximo junio.

Para el jefe del Gobierno polaco, quien hoy se reunió con varios de sus ministros y los principales líderes de la oposición polaca, la obligación de Polonia y del resto de Europa es “no dar la espalda a Ucrania” y demostrar que son verdaderos aliados.

Tusk reconoció que la situación en Ucrania, país vecino, tendrá sin duda consecuencias para Polonia en el plano económico y energético.

Un ejemplo de esas futuras consecuencias es el abastecimiento de gas ruso, un carburante que llega a Polonia a través del gasoducto que atraviesa Ucrania.

Polonia es uno de los socios comunitarios más activos en el intento de acercar Ucrania a la Unión Europea y, de hecho, uno de los impulsores del fallido acuerdo de asociación que desencadenó las protestas en Kiev.

Parte de ese interés se encuentra en razones históricas- tanto en la compleja relación entre Varsovia y Moscú, como en el hecho de que la franja occidental de Ucrania perteneció a Polonia hasta el final de la II Guerra Mundial, cuando pasó a engrosar la Unión Soviética.




Volver arriba