Juez ordena prisión para los dos etarras detenidos en México

El furgón policial que traslada a los etarras Juan Jesús Narváez Goñi, alias Pajas, e Itziar Alberdi Uranga, alias María, detenidos en México y trasladados a España, donde tienen 19 causas pendiente, a su llegada a la Audiencia Nacional.- (EFE)

ESPAÑA (EFE).- El juez de la Audiencia Nacional de España Ismael Moreno ordenó hoy el encarcelamiento de los miembros de la banda terrorista ETA, Juan Jesús Narváez Goñi, alias Pajas, e Itziar Alberdi Uranga, alias María, detenidos el domingo en México y posteriormente trasladados a Madrid.

En la audiencia judicial, el juez informó a los dos etarras sobre las causas que tienen abiertas y que se refieren a una decena de asesinatos cometidos en 1991 y 1992.

Los acusados fueron trasladados por la Policía a la Audiencia Nacional desde las dependencias policiales en las que permanecían desde el lunes, tras su llegada a Madrid.

Narváez está acusado del por el asesinato del policía Ángel García Rabadán, perpetrado en 1992 con un coche bomba, y de matar a tiros en 1991 a los policías nacionales José Garrido y Francisco Javier Delgado.

Además, a ambos se les considera implicados en el asesinato de 1992 del delegado de la empresa Ferrovial José Edmundo Casañ.

Los dos etarras volverán a comparecer el viernes en la Audiencia Nacional ante el juez de instrucción Javier Gómez Bermúdez, quien investiga la implicación de ambos en un paquete bomba que causó la muerte en 1991 a tres artificieros cuando intentaron desactivarlo.

Entre los otros crímenes que se les imputa figura el asesinato en 1992 del catedrático Manuel Broseta de un tiro en la cabeza.

Alberdi Uranga está además acusada del envío de un paquete bomba al Ministerio de Justicia en junio de 1991, que fue devuelto a la empresa de paquetería y estalló el 1 de julio, causando la muerte de tres agentes de policía.

Narváez y Alberdi, que son pareja y tienen dos hijos de 17 y 19 años que les acompañaron en el avión con el que fueron trasladados a España tras ser expulsados de México.

Ambos llevaban 22 años en paradero desconocido tras formar parte del “comando de liberados Ekaitz” que cometió 18 asesinatos en un año, por lo que están considerados los miembros de ETA reclamados por la Justicia por el mayor número de delitos.

Tras su detención por la Policía mexicana en Puerto Vallarta, en el estado de Jalisco, donde al parecer llevaban viviendo seis años, Narváez Goñi y Alberdi Uranga fueron expulsados a España.

Las detenciones fueron practicadas en el marco de una operación conjunta de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional española y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) de México.




Volver arriba