Hollande pide firmeza contra el polémico cómico Dieudonné y éste contraataca

 

PARÍS (EFE).- La polémica sobre el humorista francés Dieudonné subió hoy de tono con la intervención del presidente de Francia, François Hollande, y el contraataque en los tribunales del cómico, cuyo primer espectáculo de su nueva gira, en Nantes, ya ha sido prohibido.

Hollande, que ya había apoyado la acción del Ejecutivo contra el humorista, condenado en firme siete veces por injurias racistas, volvió a posicionarse hoy a favor de que se prohíban sus espectáculos, pues entiende que sus presuntos ataques a la dignidad de las personas prevalecen sobre la libertad de expresión.

“Contra los ataques a los principios de la República, contra el racismo, contra el antisemitismo, contra los problemas de orden público que suscitan las provocaciones indignas, contra las humillaciones que representan las discriminaciones, les pido a los representantes del Estado, y en particular a los delegados del Gobierno, que se muestren atentos e inflexibles”, declaró Hollande.

La reacción del presidente de Francia llega un día después de que el Ministerio del Interior enviara una circular a los delegados del Gobierno para explicar cómo impedir las representaciones del cómico sin atentar contra la libertad de expresión.

El humorista ha anunciado a través de sus abogados que denunciará en los tribunales al ministro del Interior, Manuel Valls, por las acusaciones que ha vertido sobre él, pues considera que atentan contra su honor.

Su letrados, que aún no han interpuesto la denuncia, avanzan también que presentarán otras ocho por difamación y otra por atentado contra la vida privada, aunque no precisaron contra quién cursarán sus quejas.

Dieudonné tenía previsto iniciar el jueves una gira en Nantes, en el oeste del país, con su espectáculo “Le Mur”, que ya ha estrenado en París y que espera llevar a 22 ciudades.

Solo en Nantes se han vendido ya más de 5.000 entradas sobre un aforo de 6.000 personas y billetes entre 32 y 43 euros (entre unos 43 y 58 dólares) pero en esa ciudad el delegado del Gobierno ya ha firmado la orden de prohibición del espectáculo.

El Gobierno intenta que no pueda subir a ningún escenario y varias ciudades, como Burdeos, París, Nancy, Metz, Limoges o Tours ya han avanzado que seguirán las recomendaciones del Ministerio del Interior.

Mientras prosigue el debate en Francia entre los límites de la libertad de expresión, la censura previa y los ataques a la dignidad de las personas, el Estado acelera los trámites para intentar que Dieudonné pague las multas de decenas de miles de euros a las que ha sido condenado por injurias racistas.

El exitoso cómico se declara sistemáticamente insolvente, ya que son su compañera sentimental y su madre las que figuran como beneficiarias de las representaciones, productos de márketing y derivados de Dieudonné M’Bala M’Bala, francés de origen camerunés.

Hollande, igual que hicieron antes los ministros de Interior y de Justicia, ha llamado a las autoridades a garantizar que “las sanciones sean plenamente ejecutadas porque está en juego la credibilidad de la Justicia y la autoridad del Estado”.

La Justicia, que reclama más de 65.000 euros a Dieudonné, ha abierto una investigación sobre una posible organización fraudulenta de insolvencia.

Dieudonné lleva más de veinte años de carrera artística, aunque fue en la última década cuando hizo de los chistes contra la comunidad judía su sello de autor. La polémica que llevó al Gobierno a intentar vetar al humorista estalló el pasado diciembre, cuando bromeó sobre dos periodistas judíos y las cámaras de gas.

Poco después, el enfrentamiento ganó relevancia a través del futbolista francés Nicolas Anelka, amigo del humorista, quien celebró en Inglaterra un gol con el gesto conocido como la “quenelle”, imagen de marca de Dieudonné.

El ademán consiste en extender un brazo hacia el suelo y cruzar la mano contraria sobre el hombro, en lo que algunas asociaciones detectan una alusión al saludo nazi y que los seguidores de Dieudonné describen como un gesto antisistema y no antisemita.




Volver arriba