Herida que no cicatriza

Herida que no cicatriza

Herida que no cicatriza. Alexander Bytshok, ex prisionero del antiguo campo de concentración de Buchenwald, llora ante una lápida durante una ceremonia en Weimar, Alemania,  para conmemorar el aniversario 69 de la liberación de los judíos húngaros

Alexander Bytshok, ex prisionero del antiguo campo de concentración de Buchenwald, llora ante una lápida durante una ceremonia en Weimar, Alemania,  para conmemorar el aniversario 69 de la liberación de los judíos húngaros.




Volver arriba