Hasta 20 años de cárcel a cinco pederastas en Inglaterra

LONDRES (EFE).- Cinco integrantes de una red de pederastia fueron condenados hoy por un juez británico a penas de hasta 20 años de cárcel por haber abusado sexualmente en 2013 de cinco niñas en la localidad de Peterborough, en el condado de Cambridgeshire (sureste de Inglaterra).

El grupo de pederastas, romaníes checos y eslovacos y de procedencia kurda, cuyo integrante más joven tiene catorce años, cometió durante el pasado año múltiples delitos de violación y prostitución infantil contra las menores, una de las cuales padece severos problemas de aprendizaje.

Según indicó hoy la fiscalía durante la vista celebrada en el tribunal penal de Old Bailey de Londres, se trata de “uno de los peores casos de pederastia” descubiertos.

Los abusos salieron a la luz cuando una de las niñas, conocida durante el proceso judicial como “víctima A”, contó a un asistente social lo que le había sucedido.

Las cinco víctimas, dos de las cuales son de origen checo y eslovaco y las otras tres inglesas, fueron además forzadas a mantener relaciones sexuales con hombres a cambio de dinero, que la banda empleaba para comprar drogas y alcohol.

Al leer las sentencias, el magistrado determinó para el considerado líder de la banda, Zdeno Mirga, de 18 años, y que dejó embarazada a una de las niñas, una condena de 16 años y medio en un centro de detención juvenil por ocho delitos de violación y uno de incitación a la prostitución infantil.

El traficante de drogas de origen kurdo-iraquí Hassan Abdulla, de 33 años, fue sentenciado a 20 años de cárcel por cuatro cargos de violación y tres delitos de incitación a un menor a involucrarse en actividad sexual.

Por su parte, el romaní Renato Balog, de 18 años, que ayudó a Abdulla a vender droga, cumplirá doce años en un centro de detención de menores por cinco delitos de violación y tres de abusos sexuales, según la sentencia.

Otro de los condenados, Jan Kandrac, de 17 años, también de la comunidad romaní, cumplirá una pena de cinco años y medio en un centro de detención juvenil por un delito de violación y dos de abuso sexual a un menor.

En cuanto al integrante más joven de esa red de pederastas, un adolescente de catorce años de la comunidad romaní que no puede ser identificado por motivos legales, el juez dictó una orden para que pase seis meses en un centro de rehabilitación juvenil por un delito de actividad sexual con un menor.

Según la fiscalía, los delincuentes captaban a las niñas cuando éstas acudían a un puesto de venta de pollo frito en la citada localidad de Peterborough, empleando tácticas “sofisticadas” para atraerlas a parques y otras ubicaciones para abusar de ellas.

En el caso de la víctima con severas dificultades de aprendizaje y un coeficiente intelectual muy bajo, el magistrado afirmó que fue repetidamente violada por hombres y niños que en ocasiones hacían turnos para abusar de ella como si se tratara de una “mercancía sexual”




Volver arriba