Gazprom dejará de almacenar en los depósitos ucranianos su gas para Europa

 

Virginia Hebrero

MOSCÚ (EFE).- La “guerra del gas” entre Rusia y Ucrania entrará en una nueva fase el próximo lunes, cuando el gigante ruso Gazprom rescinda el contrato por el que emplea los depósitos subterráneos en territorio ucraniano para almacenar el gas que exporta a Europa.

Tras la decisión rusa de cerrar el grifo del gas a su vecino del sur desde el pasado día 16 por impago, el conflicto dará una nueva vuelta de tuerca el 23, ya que desde ese día Gazprom prescindirá, además, de utilizar los depósitos ucranianos, lo que podría poner en peligro el suministro a terceros países.

La compañía “Naftogaz Ukraini” señaló en un comunicado que Gazprom Export le comunicó un día después de cortar el suministro a Ucrania su intención de rescindir el contrato vigente con su filial “Ukrtransgaz”.

Según este acuerdo, suscrito en 2010, en caso de un aumento brusco del consumo diario por parte de los consumidores europeos, “Naftogaz” compensaría ese déficit a cuenta de sus reservas, y la parte rusa pagaría después por estos servicios.

La compañía ucraniana culpó a la parte rusa de las posibles consecuencias que podría haber para los compradores europeos si Ucrania encuentra dificultades para formar reservas del combustible azul, y señaló que “no hay bases económicas” que justifiquen esta rescisión.

“Todos los inviernos hemos utilizado gas de los depósitos subterráneos para compensar los picos de consumo en Europa, pero con la ruptura del contrato no podremos utilizar ese mecanismo”, señaló una fuente de Naftogaz al diario “Kommersant”.

“Esto podría llevar a un corte del suministro y a que se acuse a Ucrania de no cumplir sus compromisos para el tránsito”, agregó la fuente.

En la actualidad, Rusia suministra a los países de la Unión Europea el 39 % de sus necesidades de gas, y a través del sistema de gasoductos de Ucrania circulan 185 millones de metros cúbicos al día.

Aunque el contrato entre las filiales no es de gran envergadura financiera, sí es importante desde el punto de vista técnico para garantizar el tránsito.

La nueva medida se produce en medio de la parálisis de las negociaciones entre Moscú y Kiev con mediación de la UE, en las que no se logró alcanzar un acuerdo la semana pasada ni sobre el pago de la millonaria deuda ucraniana a Gazprom ni sobre el precio del gas.

“La situación no ha cambiado en estos días. La posición de la parte rusa, tampoco- esperamos el pago por el gas ruso”, dijo ayer el ministro ruso de Energía, Alexánder Novak, quien señaló que sólo después estarían dispuestos a volver a la mesa de negociaciones.

Rusia cortó el suministro a Ucrania al cumplirse sin éxito el plazo dado a Kiev para abonar 1.950 millones de dólares, parte de una deuda total de 4.500 millones de dólares por recibos impagados, e introdujo el sistema de pago por adelantado.

Moscú había ofrecido una rebaja de 100 dólares por cada mil metros cúbicos de gas, lo que dejaría el precio actual en 385 dólares, pero Ucrania rechazó la oferta y se mostró finalmente dispuesta a pagar 326 dólares, mientras la disputa se dirime en el Arbitraje de Estocolmo.

El Gobierno ucraniano nacido de la revolución que derrocó al régimen prorruso del presidente Víktor Yanukóvich confirmó el corte del suministro y precisó que Gazprom bombea únicamente el combustible que exporta a sus clientes de la UE a través del territorio de Ucrania.

El ministro de Energía ucraniano, Yuri Prodan, aseguró que Kiev garantizará “un tránsito seguro a los países europeos” y que el corte no impedirá el abastecimiento de los consumidores ucranianos pues, dijo, hay gas en los depósitos para mantenerse hasta diciembre.

Pero el precedente de la última “guerra del gas”, cuando en 2009 Ucrania se apropió del combustible destinado a los clientes europeos tras el cierre del grifo por parte de Moscú por impago llevó esta semana a Gazprom a advertir a la Comisión Europea de “posibles problemas” en el tránsito del gas si Ucrania vuelve a recurrir a esta medida.

“En caso de que detectemos que el gas se queda en el territorio de Ucrania, aumentaremos el bombeo (a Europa) por el Nord Stream y el Yamal-Europa”, dijo el presidente del consorcio ruso, Alexéi Miller, en alusión a los gasoductos que pasan por el de Marzo Báltico y Bielorrusia, respectivamente.

Kiev y Moscú han recurrido al Tribunal de Arbitraje de Estocolmo para resolver su disputa.

Rusia reclama casi 4.500 millones de dólares por impagos, mientras que Ucrania exige la devolución de 6.000 millones por facturación abusiva.

Pero Miller ha advertido de que Gazprom podría presentar una nueva demanda en Estocolmo reclamando a Ucrania otros 18.000 millones de dólares por el gas que no empleó en 2012 y 2013, ya que el contrato estipula una compra mínima anual.




Volver arriba