Fiscalía de Ucrania exige el desalojo de edificios oficiales ocupados en Kiev

 

KIEV (EFE).- El fiscal general de Ucrania, Vitali Yarema, amenazó hoy a los miembros del Maidán, como se conoce el movimiento popular que derrocó en febrero al presidente Víktor Yanukóvich, con usar la fuerza si los activistas más radicales se resisten a desalojar los 19 edificios oficiales que aún ocupan en Kiev.

“Exijo el desalojo inmediato de los edificios ocupados (…) Si no se hace, a los implicados se les exigirá responsabilidad penal”, dijo Yarema.

El fiscal general recalcó que la Policía procederá al desalojo de las sedes administrativas ocupadas si los activistas “no desocupan en los próximos días los edificios tomados”.

“No se descarta el uso de la fuerza si hay resistencia”, dijo a la prensa Yarema, quien recordó que los agentes de Policía tienen derecho a usar sus armas de reglamento en caso de chocar con resistencia armada.

El alcalde de Kiev y uno de los líderes del Maidán, Vitali Klitschkó, se ha reunido en reiteradas ocasiones con los activistas para pedirles que abandonen tanto los edificios oficiales, entre ellos el Ayuntamiento, como la plaza de la Independencia, convertida en una ciudadela de tiendas de campaña desde finales del año pasado.

Las peticiones de Klitschkó, sin embargo, han caído en saco roto toda vez que la mayoría de los activistas que permanecen en el centro de Kiev se niegan a marchar a sus casas.

“Son gente que no representan al auténtico Maidán, sino que son una barata y, por tanto, peligrosa imitación de éste. Quieren caricaturizar los símbolos de la revolución. Las autoridades ya no lo van a tolerar más. El rostro de Ucrania no puede ser una pandilla de gentuza que no se sabe de dónde viene”, aseveró Yarema.

El fiscal general calificó a las personas que siguen en el Maidán de “mantenidos a cargo de Ucrania” y manifestó que los auténticos patriotas deben alistarse en la Guardia Nacional o en otras estructuras para defender la integridad territorial ucraniana en la lucha contra los separatistas prorrusos en el este del país.

“Desde finales de febrero (cuando fue derrocado Yanukóvich) se han cometido 158 delitos en el Maidán y sus alrededores, entre ellos cuatro agresiones con resultado mortal, más de catorce asaltos a mano armada, más de 70 robos”, denunció Yarema.

Cuatro personas resultaron heridas, una de ellas grave, en un tiroteo que tuvo lugar en la madrugada del pasado lunes en la plaza de la Independencia de Kiev.

Tras el incidente, que siguió a una pelea entre dos grupos de activistas del Maidán, el alcalde de Kiev admitió que el centro de la capital ucraniana “no es un lugar seguro” para sus habitantes.

La plaza de la Independencia de Kiev, en pleno corazón de la ciudad, se convirtió en símbolo de la multitudinaria protesta popular contra Yanukóvich entre los pasados meses de noviembre y febrero.

Miles de ciudadanos levantaron entonces una ciudadela de tiendas de campaña en la plaza (maidán, en ucraniano) y ocuparon numerosos edificios oficiales en el centro de la capital.



Volver arriba