Firmado el acuerdo para que Ucrania reciba desde octubre gas desde la UE

 

PRAGA (EFE).- Las empresas de suministro de gas de Eslovaquia y Ucrania firmaron hoy un acuerdo, auspiciado por la UE, que permitirá a partir otoño enviar desde Europa occidental a la república exsoviética hasta 10.000 millones de metros cúbicos de gas anuales, una quinta parte de las necesidades de ese país.

A la firma del acuerdo, retransmitida por televisión, acudió el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, quien lo calificó como un paso importante para “diversificar las fuentes de gas de Ucrania” y aseguró que “contribuye a la mayor seguridad energética de Europa del Este y de la UE en general”.

Según Barroso, este acuerdo “muestra el compromiso de la UE a favor del sector energético de Ucrania, algo que también se refleja en los paquetes financieros que la Unión ha aprobado sin dificultad en las pasadas semanas”.

El suministro se realizará mediante un antiguo gasoducto, ahora en desuso, a través de la ciudad eslovaca de Vojany, en la frontera con Ucrania.

“La capacidad será de entre 8.000 millones y hasta 10.000 millones de metros cúbicos anuales”, confirmó a Efe Vahram Chuguryan, portavoz de la empresa gasística Eustream, propietaria del tramo eslovaco del gasoducto.

El acuerdo prevé la puesta en funcionamiento del gasoducto en dos fases y el conducto estará plenamente operativo “en octubre de este año”, explicó el portavoz.

Chuguryan precisó, sin embargo, que “ya antes podría bombearse gas a un volumen menor”.

El bombeo hacia Ucrania requerirá “ciertos pequeños cambios en la conexión” entre Vojany y la localidad ucraniana de Uzhhorod, si bien no precisó el monto de la inversión requerida.

Fuentes locales estiman que dichas modificaciones costarán unos 21 millones de euros.

A la firma del memorando asistieron también el primer ministro eslovaco, Robert Fico; el titular de Energía e Industria del Carbón ucraniano, Yuri Prodan, y el ministro de Economía eslovaco, Tomás Malatinsky.

La firma estuvo precedida por intensas negociaciones a tres bandas entre Kiev, Bratislava y Bruselas, ya que los ucranianos preferían la opción de bombeo inverso por Velke Kapusany, el principal nudo de tránsito del gas ruso a Europa.

Esta alternativa planteaba dificultades jurídicas, pues requería un acuerdo con la empresa rusa Gazprom.

No ha quedado descartado que pueda recurrirse a esa opción en el futuro, lo que podría aumentar el volumen de gas que Ucrania recibe desde el oeste, de manera que no sea tan dependiente de los suministros rusos.




Volver arriba