Fieras batallas callejeras

Se endurecen las protestas en la capital de Ucrania

1_200114p3tre01photo01

KIEV, Ucrania (AP).- Las protestas contra el gobierno en Kiev, la capital de Ucrania, se convirtieron ayer en batallas feroces contra la policía mientras cientos de manifestantes lanzaron piedras y bombas incendiarias para quemar vehículos oficiales.

Los incidentes comenzaron al término del mitin multitudinario que la oposición celebró en el centro de Kiev, cuando varios miles de manifestantes intentaron romper el cerco policial establecido por la fuerza antidisturbios junto a la sede gubernamental.

Decenas de policías y activistas resultaron heridos. La policía respondió con granadas aturdidoras, gas lacrimógeno y cañones de agua, pero eran superados en número por los manifestantes.

Muchos de los policías antimotines sostenían sus escudos sobre su cabeza para protegerse de los proyectiles lanzados por los activistas desde el otro extremo de una fila de autobuses.

La violencia fue una drástica agudización de la crisis política que padece Ucrania desde hace dos meses, la cual ha ocasionado movilizaciones a toda hora, pero que en general han sido pacíficas.

El dirigente de la oposición Vitali Klitschko intentó en vano llamar a la calma a los manifestantes e incluso fue rociado con un extintor. Más tarde, Klitschko viajó a la residencia suburbana del presidente Viktor Yanukovych y dijo que el presidente aceptó negociar. “Sólo hay dos formas para el desarrollo de los acontecimientos. La primera es no negociar”, dijo Klitschko, según la agencia Interfax. “Un escenario de fuerza puede ser impredecible y no descarto la posibilidad de una guerra civil… Y aquí estamos usando todas las posibilidades para evitar un derramamiento de sangre”.

Las manifestaciones de ayer se dieron una semana después de la aprobación de una estricta ley anti-protestas, vista como un intento de la autoridad para suprimir las movilizaciones contra el gobierno. Las protestas comenzaron el 21 de noviembre, cuando el presidente decidió congelar los vínculos con la Unión Europea y acercarse más a Rusia. Numerosos periodistas y dirigentes de oposición han sido blanco de agresiones, acoso y persecución. Después, Moscú anunció después un crédito de rescate por 15.000 millones de dólares para ayudar a la economía de Ucrania que atraviesa por dificultades. La semana pasada, Yanukovych causó conmoción tanto en el país como en el extranjero cuando aprobó varias leyes que restringen a los ucranianos el derecho a la protesta, al activismo político y a la libertad de expresión. Estados Unidos calificó la legislación de “antidemocrática”. Las leyes prohíben a los manifestantes que utilicen máscaras o cascos en las manifestaciones. Debido a ello, muchos se pusieron máscaras de teatro y ollas o cacerolas en la cabeza durante la movilización del domingo. Otros puntos de la controvertida ley restringen la actividad de los grupos no gubernamentales que reciben financiamiento de occidente y tienen la intención de equiparar con la difamación al periodismo crítico hacia las autoridadesCentenares de manifestantes y policías antidisturbios se enfrentaron el domingo en el centro de la capital ucraniana una semana después de la aprobación de una estricta ley anti-protestas vista como un intento de la autoridad para suprimir las movilizaciones contra el gobierno. Un grupo de activistas radicales armado con palos acometió contra la policía antidisturbios a fin de abrirse paso hasta el edificio del parlamento ucraniano, que estaba acordonado por filas de agentes y autobuses. Los manifestantes, muchos de los cuales llevaban cascos y máscaras anti-gas, utilizaron granadas de aturdimiento y extinguidores, al tiempo que lanzaban bengalas contra la fuerza policial que llevaba equipo antimotines. Entre numerosas explosiones y nubes de humo rosado se escuchaban los gritos “íqué vergüenza!” y “írevolución!” lanzados por los activistas. Médicos atendían a algunos de los lesionados. El dirigente de la oposición, Vitali Klitschko, intentó impedir que los manifestantes atacaran a la policía, pero incluso él mismo fue agredido. Los enfrentamientos ocurrieron poco después de una gran manifestación pacífica en la principal plaza de Kiev dentro de la oleada de protestas antigubernamentales que han sacudido a Ucrania desde que el presidente Viktor Yanukovych decidió congelar los vínculos con la Unión Europea y acercarse a Rusia. Moscú anunció después un crédito de rescate por 15.000 millones de dólares para ayudar a la economía de Ucrania que atraviesa por dificultades. Desde que comenzaron las protestas el 21 de noviembre, numerosos periodistas y dirigentes de oposición han sido blanco de agresiones, acoso y persecución. La semana pasada, Yanukovych causó conmoción al interior del país y en el extranjero cuando aprobó varias leyes que restringen a los ucranianos el derecho a la protesta, al activismo político y a la libertad de expresión. Estados Unidos calificó la legislación de “antidemocrática”. Las leyes prohíben a los manifestantes que utilicen máscaras o cascos en las manifestaciones; por esta situación muchos se pusieron máscaras de teatro y ollas o cacerolas en la cabeza durante la movilización del domingo. Varios dirigentes de oposición hablaron ante la multitud desde un escenario gigante y llevaban puestos cascos de obreros de la construcción de color chillante. Otros puntos de la controvertida ley, restringen la actividad de los grupos no gubernamentales que reciben financiamiento de occidente y tienen la intención de equiparar con la difamación al periodismo crítico hacia las autoridades.




Volver arriba