FAO: Medio Oriente y Norte de África malgastan alimentos

ROMA, Italia (EFE).- La región que comprende Oriente Medio y el Norte de África pierde y desperdicia hasta un tercio de los alimentos que produce e importa, advirtió hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

“Reducir las pérdidas y el desperdicio de alimentos será esencial para mejorar la disponibilidad de alimentos, alcanzar la seguridad alimentaria y reducir la presión sobre los recursos naturales en esta región de rápido crecimiento”, señaló la FAO en un comunicado.

Añadió que Oriente Medio y el Norte de África pierden “del 14 al 19 % de sus cereales, el 26 % del pescado y el marisco, el 13 % de la carne y el 45 % de todas las frutas y hortalizas”.

Según otro estudio realizado por la propia FAO, el 11 % de la población de esta región sufre hambre crónica, “especialmente las familias rurales vulnerables que dependen de la agricultura para su subsistencia”.

La investigación sugiere que los medios de vida de estas personas “podrían beneficiarse si reciben apoyo para reducir las pérdidas y el desperdicio de alimentos a lo largo de toda la cadena alimenticia”.

Este análisis especifica que el 44 % de las pérdidas y el desperdicio de alimentos se producen durante la manipulación, elaboración y distribución de los mismos, mientras que el desperdicio en la fase de consumo se calcula en un 34 %, en su mayor parte en áreas urbanas.

La FAO anunció que ha propuesto un Marco Estratégico Regional para reducir las pérdidas y el desperdicio de alimentos, que está siendo debatido en la Conferencia Regional para Oriente Medio y el Norte de África, que se desarrolla del 24 al 28 de febrero en Roma.

Por el momento, los Gobiernos de la región se han comprometido a reducir estás pérdidas y desperdicios en un 50 % en un plazo de diez años.

Los participantes en la Conferencia Regional recomendaron además la implantación de diversas áreas de acción.

El primero de los cuatro puntos propuestos consiste en “mejorar la adquisición de datos, el análisis y la información”, mientras que el segundo plantea “desarrollar políticas y regulaciones y fortalecer la colaboración y coordinación entre personas, instituciones y países”.

“Aumentar la concienciación pública y la promoción de buenas prácticas entre los agricultores, los consumidores y quienes manejan los alimentos durante la cadena de suministro”, así como “promover la inversión y participación del sector privado”, son los otros dos asuntos acordados en el Marco Estratégico.




Volver arriba