ETA exhibió las armas a los “verificadores” y se las llevó en caja de cartón

 

MADRID (EFE).- Los miembros de la banda terrorista ETA que mostraron las armas a los “verificadores” con el “compromiso verbal” de dejarlas fuera de uso en un piso de Toulouse (Francia), las metieron en una caja de cartón y se quedaron con ellas, según fuentes jurídicas españolas.

Así lo relataron los miembros de la denominada Comisión Internacional de Verificación (CIV) que comparecieron hoy durante dos horas y media ante el juez de la Audiencia Nacional española Ismael Moreno para declarar como testigos sobre el paradero de los etarras con los que se reunieron.

Se trata de Ram Manikkalingam (Sri Lanka), Ronnie Kasrils (Sudáfrica) y Chris Maccabe (Reino Unido).

Sobre el vídeo y el encuentro para el desarme parcial de ETA, los “verificadores” apuntaron que recibieron una carta anónima en la que les decían que fueran a Toulouse (sur de Francia) a finales de enero, detallaron las mismas fuentes jurídicas

Desde allí, los dos “verificadores” que aparecen en el vídeo, Ram Manikkalingam (Sri Lanka) y Ronnie Kasrils (Sudáfrica), fueron llevados directamente a la habitación de un edificio, donde se encuentran lo que aparece en el vídeo.

Allí, los encapuchados les ofrecen un listado de armas con el “compromiso verbal” de que están selladas y, en ese momento, delante de ellos, las meten en una caja de cartón, las precintan y los encapuchados se quedan con la caja.

El vídeo fue grabado por ETA y difundido el pasado viernes por la BBC.

El portavoz de la Comisión Internacional de Verificación (CIV), Ram Manikkalingam, manifestó al juez que recibió una carta anónima de ETA en Amsterdam en junio o julio de 2011.

Indicó que siempre se han reunido en Bilbao (norte de España), bien todo el grupo o una parte, donde mantuvieron contactos con partidos políticos, empresarios, el obispado y representantes de la sociedad vasca.

Tras comparecer ante el juez, Manikkalingam leyó una declaración en inglés ante los periodistas a las puertas de la Audiencia, en la que resaltó que los “verificadores” son “profesionales con experiencia” que creen que hay “una auténtica oportunidad para la paz” y que “siempre han contado con el apoyo de la sociedad vasca”.

Resaltó que están trabajando por la consolidación de la paz y la coexistencia en el País Vasco, a la vez que recordó que hace tres años que ETA declaró un alto el fuego permanente, unilateral y verificable y que ha mantenido sus compromisos.

Manikkalingam apuntó que ETA ha expresado su compromiso unilateral de dejar fuera de uso parte de su armamento

Los “verificadores”, que cobran 750 euros al día, están financiados por un grupo de Amsterdam que se llama DAG y por parte de algún Gobierno escandinavo, según las mismas fuentes jurídicas.




Volver arriba