Estable, el oro negro

La OPEP decide dejar sin cambio la cifra de producción

VIENA (EFE).- La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) sigue instalada en la estrategia de no tocar lo que está bien y decidió mantener su producción en 30 millones de barriles diarios.

“Todo está en orden; la oferta y la demanda están en orden”. Estas palabras del ministro de Petróleo de Arabia Saudí, Ali Naimi, resumen el mensaje que transmitió ayer el grupo de 12 países que controla el 40% de la producción petrolera.

Rafael Ramírez, ministro venezolano de Petróleo y Minería, indicó que la decisión servirá para mantener estable el mercado.

Declaró que a final de año será el momento para analizar posibles aumentos en el bombeo de la OPEP, siempre en ritmo del crecimiento de la economía mundial.

De momento, con el barril de crudo bien situado por encima de los 100 dólares y con la economía mundial registrando avances hacia una recuperación, el grupo petrolero parece no tener motivos para hacer experimentos.

Tras la caída del precio del “oro negro” registrada en 2009, debido a la crisis económica, el crudo de la OPEP cuesta hoy día un 10% más que antes de la crisis y tiene perspectivas de aumentar.”Vemos a la mayoría de las economías moviéndose en la dirección correcta y eso será positivo para la demanda de petróleo”, opinó ayer el analista Jason Schenker, presidente de la consultora Prestige Economics.Sobre posibles alteraciones en esa estabilidad, Schenker se refirió al efecto que podría tener el aumento de las exportaciones iraníes, si las sanciones internacionales siguen relajándose.En ese caso, el reto será ver cómo los otros once socios de la OPEP pueden ajustar sus ritmos de bombeo para mantener el techo de producción.Otro elemento de inestabilidad, el desplome de la producción en Libia debido a los graves problemas de seguridad, no parecen en principio preocupar a los socios OPEP.”Arabia, ellos tienen un muelle, digamos, de aproximadamente dos millones. Entonces, cualquier volumen que se requeriría, Arabia podría suministrar tranquilamente”, explicó Pedro Merizalde Pavón, ministro de Petróleo de Ecuador.”En el día a día, otros países hermanos lo están compensando. No hay problema”, sintonizó Ramírez.Agregó que lo que está ocurriendo en Libia es un “desastre” que debe hacer reflexionar a “algunos países” sobre las consecuencias de la invasión del país árabe.

Por otra parte, los ministros no tomaron ninguna decisión sobre quién será el próximo secretario general, en sustitución del libio Abdulá el Badri.Su mandato fue prorrogado, una vez más, hasta el 30 de junio de 2015, en una aparente muestra de que los 12 socios no han logrado ponerse de acuerdo en el nombre del nuevo secretario general.




Volver arriba