Esposa de Farage dice que bebe y fuma demasiado

LONDRES (EFE).- La esposa de Nigel Farage, líder del partido populista UKIP, ha negado que su marido sea “un racista” y ha mostrado preocupación por el hecho de que “bebe y fuma demasiado”, en una entrevista divulgada hoy por “The Daily Telegraph”.

Kirsten Farage, alemana y casada desde 1999 con el dirigente del Partido de la Independencia británico, euroescéptico y contrario a la inmigración, respondió a preguntas sobre su esposo, cuya formación fue la gran vencedora de las elecciones europeas en el Reino Unido del pasado jueves.

En esos comicios, el UKIP logró posicionarse como primera fuerza del país, con el 27.5 % por ciento de los votos y 24 eurodiputados, seguido de los laboristas, con 20 escaños y el 25.40 % del respaldo, y el Partido Conservador, tercero con 19 eurodiputados y el 23.93 %.

En declaraciones al citado periódico, Kirsten Farage negó las acusaciones de racista que el líder del UKIP ha recibido durante toda la campaña electoral previa a las elecciones europeas y locales.

“Si fuera un racista, yo no estaría con él. No creo que tenga una pizca de maldad en su cuerpo, no es un abusón, le gusta hacer las cosas bien”, justificó su mujer, quien confesó que al político “le duele ser atacado personalmente”.

La pareja del líder euroescéptico mostró además su preocupación por el “estilo de vida frenético” que lleva su esposo como líder de esa formación.

“No puede dormir demasiado, no descansa mucho, vive con frecuencia impulsado por la adrenalina, no toma almuerzos regulares, y, ahora empiezo a sonar como su madre, fuma y bebe demasiado”, declaró.

Kirsten Farage aludió también a las críticas recibidas por el cargo de secretaria del político que desempeña, que el dirigente del UKIP abona con sus subsidios parlamentarios con 27,000 libras anuales (33,343 euros), y lo justificó al indicar que ese puesto le obliga a trabajar hasta tarde y que su esposo precisa de ayuda con las tareas informáticas.

Según ella, Nigel Farage no es muy hábil cuando se trata de utilizar ordenadores- “Sinceramente, no sabe cómo usar un ordenador y ya ha perdido el tren, no creo que lo vaya a aprender ahora”.

Por otro lado, enfatizó que su marido es “un buen hombre”, cuyo trabajo al frente del UKIP apenas le deja tiempo para su vida familiar- “No queda demasiado tiempo para la familia, pero cuando queremos verle, le vemos en la televisión”.

“Los niños -cuatro hijos- han sufrido mucho” porque su padre “no tiene mucho tiempo para vacaciones familiares”.

En contraste con la imagen pública que proyecta Farage de hombre extrovertido, fotografiado muchas veces por los medios con una pinta de cerveza en la mano en un pub, su mujer apuntó que, de puertas hacia adentro, es un hombre familiar “que corta el césped y saca la basura”.

“Le encanta pescar, le encanta caminar, vivimos en una zona bastante rural así que puedes literalmente andar y estar en el campo”, dijo Farage, quien recordó además que a su marido “le gustaba jugar al golf, pero eso fue antes del UKIP. Ahora no tiene tiempo”.




Volver arriba