Entidad suiza de asistencia al suicidio ayudó a morir a 459 personas en 2013

 

GINEBRA (EFE).- La organización suiza de asistencia al suicidio Exit ayudó a morir a 459 personas en 2013, un centenar más que el año anterior, según su informe anual publicado hoy.

Esta entidad privada recibió el año pasado más de 2.000 solicitudes de personas pidiéndole ayuda para morir, lo que supuso un incremento anual del 18 por ciento.

También aumentó el número de afiliados a Exit, que con 8.000 nuevos socios pasó a contar con 70.000 miembros, residentes en su gran mayoría en las regiones de habla italiana y alemana de Suiza, principalmente en las ciudades de Zúrich, Basilea y Berna.

Seis de cada diez miembros son mujeres y la edad media es superior a los 60 años, aunque entre los nuevos miembros baja a los 50 años.

La organización, que ha estudiado las razones del significativo aumento de sus miembros y de las peticiones de asistencia a la muerte en 2013, señaló que los principales motivos son un mayor conocimiento de su existencia entre la opinión pública y el envejecimiento de la población.

Las personas que optan más por el suicidio son los pacientes terminales de cáncer y quienes sufren enfermedades degenerativas, en especial en los casos en que el afectado tiene una edad avanzada o padece de dolor crónico.

De acuerdo con el informe de la entidad, la edad media de las personas que acuden a Exit subió de 74 a 77 años.

Conforme a los protocolos de la organización, la muerte es inducida a través de dosis letales de barbitúricos prescritos por un médico y suministrados por vía oral o intravenosa, actos que deben ser efectuados de forma consciente por la persona que desea morir.

Suiza tiene una legislación que tolera el suicidio cuando lo cometen los afectados y quienes les ayudan no tienen ningún interés particular en su muerte.

La máxima instancia judicial de Suiza, la Corte Federal, estableció en 2006 que toda persona con capacidad de discernimiento -independientemente de si sufre una enfermedad mental- tiene derecho de decidir la manera de morir.




Volver arriba